La enseña de la manzana ya está construyendo su nueva estrategia. Su intención de recomprar acciones de la compañía, unido a la presión de Carl Icahn para que esto se produzca lo más pronto posible, hace que Apple esté manejando una nueva hora de ruta después de presentar sus dos nuevos dispositivos móviles: el iPhone 5C y el 5S.

En un primer lugar, las acciones tomaron de manera negativa este lanzamiento estrella con descensos en el Nasdaq, pero los últimos datos de ventas en los primeros días han hecho que la compañía haya recuperado posiciones.

Así, Icahn mostró su intención hace unos días de ampliar su capital el Apple, en dónde hasta momento posee el 6,97% del accionariado. De hecho, el inversor estadounidense se reunió con Tim Cook, el CEO de la empresa, para alentar a que recomprase más acciones.

“Tuvimos una agradable conversación con Tim Cook. Discutimos sobre mi opinión de que debe hacerse una compra más grande en estos momentos. Tenemos la intención de volver a hablar en breve”, explicó en su momento a través de su cuenta personal de Twitter.

Como las acciones de Apple se desplomaron un 22% en el pasado año y ante las preocupaciones de los inversores sobre la escasez de nuevos productos de éxito, Apple se ha vuelto más vulnerable a escuchar peticiones de activistas como Icahn.

De hecho, el año pasado Tim Cook puso en marcha de nuevo un ambicioso plan de retribución a los accionistas que incluía el pago de dividendos y una recompra de acciones de hasta 60.000 millones de dólares hasta 2015. Veremos si Icahn hace que el equipo directivo de Apple amplíe este programa.