La Reserva Federal (FED) ha subido en un cuarto de punto los tipos de interés hasta el rango del 1-1,25%, tal y como descontaba el consenso.  Además, ha anunciado que podría iniciar la reducción del balance este mismo año.

En su comunicado, el Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC), ha explicado que “el mercado laboral sigue fortaleciéndose y que la actividad económica ha crecido este año”. Además, destaca que el gasto de los hogares ha repuntado y que la inversión en bienes de equipo continúa expandiéndose”.

En cuanto a la inflación, destaca que en términos interanuales ha decrecido y continúa por debajo del 2%. Eso sí, esperan que se estabilice en torno a ese objetivo del 2% en el medio plazo.

En este entorno, la institución monetaria considera adecuado subir los tipos en un cuarto de punto, hasta el rango 1-1,25%, tal y como descontaba el mercado.  Como viene siendo habitual, el comunicado explica que las nuevas subidas de tipos de interés se basarán en los datos sobre inflación y empleo que se vayan conociendo a partir de ahora.

Igual de importante, y muy esperado por los inversores y el mercado, son los detalles sobre el programa de reducción del balance, que ha ya sobrepasa los 4,5 billones de dólares, tras años de QE.

Explica la FED que “espera comenzar a implementar la reducción este año, si la economía del país evoluciona tal y como se espera”. No dan muchos detalles sobre cómo planean hacerlo, pero dicen que comenzarán a reducir el dinero que dedican a reinvertir el principal de los bonos que llegan a vencimiento.

Como cada reunión en la que se revisan las proyecciones económicas, hay que señalar que la FED ha elevado la previsión de crecimiento de este año hasta el 2,2% y las mantiene sin cambios para 2018 y 2019. Por otro lado prevé que la tasa de paro se quedará este año en el 4,3% actual. Espera que la inflación quede en el 1,6%, tres décimas por debajo de las estimaciones del año pasado.

En marzo, los miembros del FOMC esperaban que en 2017 la economía creciera un 2,1%, el desempleo quedara en el 4,5% y la inflación en el 1,9%. . En este entorno calculaban que los tipos se quedarían en el 1,4%, que implicaría una subida más este año.

Proyecciones

 

Sin embargo, a pesar de estas revisiones, los miembros del FOMC prevén que los tipos queden en el 1,4%, lo que implicaría una nueva subida de  un cuarto de punto este año, tal y como avanzaban en marzo.

En cuanto al gráfico de puntos, sí que hay algún cambio. La mayor parte de los miembros de la FED siguen esperando una nueva subida, aunque han aumentado en una persona el número que prevé más de una subida y se ha reducido en dos, el número de miembros del FOMC que esperan que los tipos se queden tal y como están en estos momentos.

Gráfico puntitos

La decisión de subir los tipos ha contado con el voto en contra de Neel Kashkari, el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, que prefería mantener los tipos.

Detalles de la reducción del balance

 La institución prevé reducir la inversión del principal de los bonos del tesoro que lleguen a vencimiento  en 6.000 millones de dólares cada mes inicialmente e irá subiendo este porcentaje en 6.000 millones cada tres meses hasta en que en doce meses se alcance una cifra de 30.000 millones de dólares.

Para los MBS la reducción será de 4.000 millones al mes. Esa cantidad se incrementará en 4.000 millones en intervalos de tres meses hasta alcanzar los 20.000 millones al mes.

 “El comité anticipa que estas cantidades se mantendrán una vez se haya alcanzado el máximos para permitir que la cantidad de títulos en el balance se reduzcan de una forma gradual y predecible hasta que la Reserva Federal no tenga más títulos de los que consideran necesario”.

 Eso sí, la FED lanza un mensaje a los inversores y dicen que “creemos que los tipos son la fórmula principal para ajustan la política monetaria. En cualquier caso, el Comité está preparado para iniciar de nuevo la inversión del principal de los bonos que lleguen a vencimiento si se produce un deterioro de la economía. Ees más, el Comité estaría preparado a usar todas las herramientas a su alcance, incluyendo alterar el tamaño y la composición de su balance si las condiciones económicas necesitaran medidas acomodaticias además de una nueva reducción de tipos”.