Intelplanea estrenar en bolsa a la firma israelí Mobileye que adquirió por 15 mil millones de dólares en 2017. La misma se dedica al desarrollo de sistemas de cámaras basados en chips que potencian la conducción automatizada en los vehículos, según Cara Lombardo y Corrie Driebusch en The Wall Street Journal.

Se espera que la compañía anuncie la medida, que podría valorar a Mobileye en 50.000 millones de dólares, tan pronto como esta semana, dijeron las personas. Aunque no hay garantías de que esto se concrete.

Los ingresos de Mobileye se han triplicado aproximadamente desde que Intel lo compró. Tuvo 326 millones de dólares de ingresos en el tercer trimestre, un aumento interanual del 39%. Intel tuvo más de 19 mil millones de dólares en ingresos en el período.

Al llevar a cotizar las acciones de Mobileye, Intel podría aprovechar la creciente demanda de los inversores de empresas que apuestan por el futuro del transporte. El mercado de oferta pública inicial también se ha disparado, con inversores clamando por nuevas cuestiones tecnológicas.

Un poco de historia

Mobileye fue creado por Amnon Shashua y Ziv Aviram cuando la mayoría de los automóviles contaban con cinturones de seguridad, frenos antibloqueo y bolsas de aire como componentes centrales de seguridad. Se propusieron crear sistemas basados en la visión que ayuden a los automóviles a ver la carretera y comunicarse con sistemas críticos, incluidos la dirección y el frenado, para responder a situaciones que podrían provocar un accidente.

Pat Gelsinger, quien asumió el cargo de director ejecutivo de Intel en febrero y se dedicó a revisar las operaciones de la empresa después de varios años de errores, ha prometido grandes inversiones para revivir su destreza en ingeniería y construir una importante operación de fabricación de chips para terceros. En los últimos meses, ha prometido más de 100 mil millones de dólares en inversiones en plantas de chips en los EE. UU. y en el extranjero durante los próximos años.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Acuerdos fallidos

A principios de este año, Intel exploró lo que habría sido un acuerdo de aproximadamente 30 mil millones de dólares para la empresa de producción de chips GlobalFoundries Inc. en un intento por impulsar sus planes de fabricar más chips para otras empresas de tecnología, informó The Wall Street Journal. El acuerdo habría sido el más grande de su historia, pero la firma optó por salir a bolsa y ahora tiene un valor de mercado de alrededor de 35 mil millones de dólares.

Y en medio de la pandemia y la crisis de chips

La crisis de los chips iniciada por la pandemia de Covid-19 destacó a los fabricantes de automóviles lo dependientes que se han vuelto de los semiconductores. Gelsinger dijo a los funcionarios de la industria automotriz en un evento el martes que su apetito por los procesadores solo los está convirtiendo en un segmento de clientes más crítico para las empresas de semiconductores. Una quinta parte del costo de los materiales que se utilizan para fabricar automóviles del segmento premium serían semiconductores para 2030, frente al 4% en 2019, señaló Gelsinger.

Gelsinger se unió a Intel en medio de la presión de los inversores. Semanas antes de ser nombrado para el nuevo cargo, el fondo de cobertura activista Third Point LLC presionó a Intel para que hiciera cambios estratégicos radicales. Las acciones de Intel han hecho poco en los últimos años y su valor de mercado, de poco más de 200 mil millones de dólares, es una fracción del de su rival Nvidia Corp.

Intel inició la semana en verde en los 50,99 dólares. Mientras, los indicadores de Ei se muestran bajistas.