El mercado descarta prácticamente cualquier posibilidad de que la FED vaya a cambiar los tipos de interés. Es más, el mercado le da prácticamente algo menos de un 10%. Pero como cada reunión de la autoridad monetaria, esta vez los inversores también estarán pendientes de algunos detalles.


La reunión de esta semana, la del mes de mayo, es una de esas ocasiones que las bolsas parecen mirar algo de reojo. No hay rueda de prensa de la presidenta de la institución, Janet Yellen por lo que se da por descontado que no habrá subida de tipos. Menos cuando en la anterior reunión la autoridad monetaria ya subió los tipos en un cuarto de punto hasta el rango de 0,75%-1%.

Las previsiones de los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FMOC), prevén que la autoridad monetaria subirá los tipos dos veces más este año hasta dejarlos en el 1,25-1,5%. Las fechas más probables, afirman, los expertos son en junio y septiembre. Aún quedaría una reunión con rueda de prensa más este año, en diciembre, en la que también sería posible. De hecho, la FED ya lo hizo antes de navidad en los dos últimos años.

Esta posibilidad, de hecho, la han barajado los expertos que prevén hasta tres subidas este año durante meses. Lo hacían cuando el mercado todavía especulaba con la posibilidad de que la economía americana estaba a punto de revitalizarse con las políticas de rebajas fiscales y estímulos presupuestarios de Donald Trump, el presidente de Estados Unidos.

Pero desde marzo la situación ha cambiado, sobre todo tras conocerse el pasado viernes unos decepcionantes datos de PIB en el primer trimestre. La cifra preliminar muestra una expansión del 0,7% en los tres primeres meses del año debido, sobre todo a una retracción en el consumo interno.

 

PIB Estados Unidos primer trimestre

 

Álvaro Blasco, director de ATL Capital, prevé un mensaje de trámite en el comunicado de esta tarde. “Pensamos que la subida de tipos se va a producir en junio y hoy tendremos que buscar otros datos en el mensaje del organismo, mensaje que puede venir condicionado por los datos de PIB del primer trimestre, que salieron por debajo de lo esperado, pero luego habrá revisiones del dato que serán al alza”, ha dicho en una entrevista con Estrategias de Inversión.

Los analistas de BofA Merrill Lynch coinciden en que estos datos débiles no van a persistir en el tiempo y que en meses posteriores veremos una significativa mejora.

En Link Securties afirman, de hecho, que “a pesar del débil crecimiento de la economía de EEUU en el 1T2017 y de que la inflación ha descendido en los últimos meses, entendemos que la Fed mantendrá su lenguaje tanto en lo que hace referencia al crecimiento económico, del que dirá que los riesgos siguen equilibrados, así como en lo que hace referencia a sus intenciones de seguir retirando estímulos mediantes nuevos incrementos de sus tasas de interés de referencia. De cumplirse nuestras expectativas, la reunión tendrá un efecto “neutro” en los mercados financieros del país”.

Como explica Franck Dixmier, director global de Renta Fija de Allianz Global Investors, “extraoficialmente, la Reserva Federal también vigila la estabilidad financiera, que actualmente es muy buena. Los mercados de renta variable están en máximos históricos y el mercado de bonos es estable”. Es decir, que a no ser que el mensaje de la institución choque radicalmente con las previsiones del consenso, es posible que su efecto sea prácticamente inexistente en las bolsas.

Lo que despierta más interés en esta ocasión es saber si en el comunicado de esta tarde, la institución que preside Janet Yellen hará alguna referencia a las medidas que piensa poner en marcha para reducir el tamaño de su balance. En los nueve años que han durado las políticas monetarias expansivas, ha llegado a aumentar en 4 billones de dólares, hasta 4,5 billones.

En opinión de Blasco, “este balance es demencial. Además, hay datos que hacen pensar que el crecimiento de EEUU no es tan robusto como esperábamos y esto podría retrasar las fechas en las que la Fed empiece a reducir su balance”, afirma.

La FED tomará la decisión a las ocho de la tarde, hora española, con los mercados europeos cerrados.

 

Tipos y balance de la FED