No parecen buenas noticias para NVIDIA con respecto a su intento de adquirir Arm de SoftBank. Tras la investigación impuesta por las autoridades del Reino Unido, el regulador de comercio americano o FTC también suma tras haber presentado una demanda contra esta adquisición millonaria según Stefania Palma y Richard Waters en Financial Times.

La Comisión Federal de Comercio dijo el jueves en un comunicado que la transacción, que sería la mayor adquisición de un grupo de semiconductores, le daría a uno de los grupos de chips más grandes del mundo el control sobre la tecnología y los diseños informáticos en los que los competidores confían para crear sus propios chips.

Esta es la última medida anti monopolio impuesta por la administración Biden.

La FTC fijó el valor de la transacción de chips es de  40 mil millones de dólares, pero la transacción en efectivo y acciones actualmente tiene un valor de 82 mil millones de dólares luego de un aumento en el precio de las acciones de Nvidia. Además tendría que pagarle a SoftBank una tarifa de ruptura de 1.250 millones de dólares si el trato fracasa.

El regulador alegó que la empresa combinada "tendría los medios y el incentivo para sofocar las tecnologías innovadoras de próxima generación, incluidas las que se utilizan para ejecutar centros de datos y sistemas de asistencia al conductor en los automóviles".

Holly Vedova, directora de la oficina de competencia de la FTC, dijo que el regulador estaba actuando para "evitar que un conglomerado de chips ahogue la línea de innovación para las tecnologías de próxima generación".

Nvidia en un comunicado dijo que "continuará trabajando para demostrar que esta transacción beneficiará a la industria y promoverá la competencia", y agregó que invertiría en investigación y desarrollo de Arm, mantendría su modelo de licencia abierta y garantizaría que su propiedad intelectual esté "disponible para todos licenciatarios interesados”.

Estrategias de Inversión

La medida de la FTC se produce después de que Nvidia dijera el mes pasado que el regulador había "expresado sus preocupaciones" sobre la transacción Arm, y que estaba en conversaciones con la agencia sobre "soluciones para abordar esas preocupaciones".

Nvidia cerró la segunda sesión mensual en rojo en los 314,35 dólares. Mientras los indicadores de Ei se muestran prácticamente alcistas.