Los principales índices asiáticos cotizan con compras salvo en el caso del Nikkei que se resiente de los "decepcionantes" datos macro que muestran una débil recuperación.
Japón ha publicado un diluvio de datos macro que en su mayoría ha mostrado la debilidad de la economía nipona. Los gastos de hogares para el mes de julio ha registrado una caída del 5,9%, frente al descenso del 3,0% esperado. La producción industrial del mismo mes apenas ha registrado un crecimiento mensual del 0,2%, en comparación con la subida del 1,0% que esperaba el consenso. Asimismo, la tasa de desempleo ha subido inesperadamente en una décima hasta el 3,8%.

Como factor positivo, el comercio minorista de julio ha avanzado un 0,5%, frente al ligero avance del 0,1% que anticipaban los analistas.

La inflación sin alimentos frescos, también correspondiente al mes de julio, se ha situado en línea al subir un 3,3%.

La recuperación será más débil de lo esperado
Desde Danske Bank, comentan que los datos han sido “otra vez decepcionantes y sugieren que la recuperación tras la subida en el IVA de abril será más débil de lo esperado”. Aunque estos expertos esperan que la economía japonesa vuelva a crecer en el tercer trimestre, reconocen un “claro riesgo bajista a nuestra previsión de un crecimiento trimestral del 3,0% en el PIB para el tercer trimestre”.