Los principales índices de la bolsa de Nueva York se dividen entre las pérdidas y las ganancias antes de que dé inicio la reunión de dos días de la Reserva Federal, en la que se espera que anuncie una nueva subida de tipos. En el arranque de la sesión el Dow Jones avanza y registra un nuevo máximo histórico.

Apertura tibia en Wall Street antes de que dé comienzo la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal, en la que se espera que decidan sobre una nueva subida de tipos.

Los avances se producen después una sesión de ayer marcada por las críticas a la reforma fiscal de Trump, el fallido atentado en Nueva York y el inicio de la cotización de los futuros del bitcoin.

Así, Wall Street cerró con subidas a pesar de los descensos registrados ante un atentado cerca de Times Square. En concreto, el ataque terrorista tuvo lugar en la principal estación de autobuses de Nueva York, dejando cinco heridos, entre ellos el presunto autor del atentado, Akayed Ullah, un joven de 27 años y de origen bangladeshí que fue detenido tras la explosión. En plena hora punta, el sospechoso hizo detonar un artefacto casero en un túnel que conecta la terminal de autobuses de la Autoridad del Puerto de Nueva York con el metro suburbano de la plaza de Times Square, según las autoridades.

Mientras que en Europa la atención está puesta en el discurso del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, el foco está puesto en el arranque de  la reunión de dos días de la Reserva Federal, cuyas conclusiones se conocerán mañana a partir de las 20.00 hora española. El  mercado descuenta una subida de tipos de 25 puntos básicos, del 1,25% al 1,50%. “Ahí también es más importante lo que digan después que la propia decisión, a menos que el movimiento sea inesperado. Y el jueves también entra en acción el Banco de Inglaterra, para que nadie pueda aburrirse”, añade Ramón Morell de ETX Capital.

Renta 4 subraya que el mercado descuenta en Estados Unidos, con una probabilidad del 100%, una nueva subida de tipos por parte de la Fed el miércoles, que también continuará con la reducción de balance, aunque muy gradualmente. Los analistas recuerdan que a partir de febrero de 2018 se incorporará el nuevo presidente Powell del cual se espera una estrategia continuista. Así, mañana al anuncio de la Fed le seguirá la última conferencia de prensa de su presidenta, Janet Yellen, como jefa del banco central estadounidense.

De fondo, en EEUU continúa la evolución de la reforma fiscal, después de que ayer los ministros de Finanzas de Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España pidiesen por carta el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, que Estados Unidos reconsidere varias propuestas de una reforma fiscal que consideran discriminatorias y que podrían dañar el sector financiero y el comercio internacional.

En la misiva, a la que tuvo acceso Reuters, los ministros también señalan que una de las propuestas impositivas podría ir en contra de las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y obstaculizar los flujos de comercio e inversión entre Europa y Estados Unidos, al tiempo que advirtieron que la propuesta de un impuesto especial conocido como BEAT (siglas inglesas para "base erosion anti-abuse tax) podría afectar a acuerdos comerciales genuinos que implican pagos a empresas extranjeras, dañaría a los negocios internacionales de banca y seguros, y disuadiría a las instituciones financieras no estadounidenses de operar en el país.

Con todo en la apertura de la sesión, el Dow Jones sube un 0,27% y el S&P 500, un 0,10%; mientras que el Nasdaq pierde un 0,03%.

Con el índice industrial en los 24.449,26 puntos, Boeing lidera las subidas al avanzar un 1,95% después de que ayer anunciase un aumento del 20% de su dividendo trimestral, al tiempo que amplía su programa de recompra de acciones.

A continuación se sitúan Verizon y Merck&Co que suben un 1,58% y un 1,03% respectivamente.

Las pérdidas las encabeza UnitedHealth, que se deja un 0,51%, seguida de McDonald’s, que retrocede un 0,47%, y de Apple, que se deja un 0,38%,  tras la adquisición de la aplicación de reconocimiento musical Shazam.

En el apartado empresarial también destaca que ayer Comcast abandonó su oferta para quedarse con la mayoría de los activos de Twenty-First Century Fox, lo que deja a Walt Disney como el único postor que busca concretar el acuerdo por más de 40.000 millones de dólares.

"Cuando un conjunto de activos como Fox está disponible, es nuestra responsabilidad evaluar si existe un ajuste estratégico que podría beneficiar a nuestra compañía y a nuestros accionistas", informó Comcast en un comunicado recogido por Reuters.

En la apertura de la sesión, Comcast sube un 2,28%;  Twenty-First Century Fox, un 0,44%, y Walt Disney, un 0,40%.