Las bolsas europeas se mantienen al alza a estas horas, beneficiadas del rebote de ayer de Wall Street, y de algunas noticias de valores concretos, que mueven mercado. Se está haciendo la digestión de lo que dijo ayer Draghi, y yo me quedo con lo que dicen algunos bancos de inversión esta mañana. Que se empieza a descontar para septiembre un cambio de lenguaje de Draghi anticipando el tapering, una vez que pasen los peligros electorales de la eurozona (si es que pasan), y que se descuenta en mercado ya de forma plena una subida de tipos por parte del BCE a partir de marzo de 2018. Como vemos se nos aproxima un toro que no va a ser nada fácil de lidiar. Las bolsas parecen por encima del bien y del mal, con esto del tapering, pero ya veremos qué pasa, y sobre todo los bancos que lo celebran… es difícil ver qué celebran, lo del aumento del margen de negocio está bien, pero…
 
Vamos a centrarnos ahora en Wall Street. La ausencia de manos fuertes en los movimientos alcistas de los últimos días, ya no es algo que podamos pasar por alto, es muy inquietante, y hay que andarse con ojo. Simplemente andarse con ojo, ni ponerse corto ni nada de eso, pero sí andarse con ojo. Vamos a darle un par de vueltas al tema.
 
La primera vuelta.
 
Como venimos comentando en los últimos días, en nuestros cálculos publicados en Mundo Hedge Fund cada día, en ningún momento se ha visto manos fuertes en el último tramo de subida, a pesar de que tiene bastante recorrido.
 
Este dato que comentamos a continuación, confirma que nuestros cálculos eran correctos.
 
Se trata del muy seguido informe semanal de Bank of America Merril Lynch sobre lo que hacen sus clientes que en su mayoría son corporaciones, instituciones y leones varios.
 
Las cifras con concluyentes:
 
  • Hedge Funds e instituciones son vendedores netos en la semana.
  •  
  • En concreto los hedge funds son vendedores bastante fuertes.
  •  
  • Con esta son ya tres semanas consecutivas de ventas de sus clientes grandes, cuando en corrección solo se lleva una, es decir que en la parte final de la subida ya vendían.
  •  
  • Las ventas han sido especialmente fuertes en los sectoriales industrial y de consumo discrecional, donde se han visto las mayores ventas en más de 2 años.
  •  
  • Y ahora lo más increíble. Tanto decir que los bancos suben por la confianza en Trump, pues estos leones de este banco son vendedores netos del sector financiero. La subida de los bancos en manos débiles.
 
Desde luego que Donald “Trampa” lo ha conseguido ¡menudo lío de mercado!
 
La segunda vuelta.
 
Voy a reproducir ya que cuento con su permiso este excelente artículo de la web amiga www.markettiming.es, cuya lectura, al igual que el libro que aparece en ella publicado, recomendamos abiertamente. Bien en este artículo se avisa, sobre una curiosa pauta que yo no conocía, y que creo merece la pena que la vean. Es algo parecido al ya conocido por todos los lectores Hindenburg Omen. Aquí lo tienen.
 
Activado el Ohama Titanic Syndrome, un patrón que avisa de caídas

Uno no deja de aprender nunca y esta semana toca aprender el Ohama Titanic Syndrome un patrón avisador de fuertes caídas ligado a los nuevos mínimos anuales.

Llevo desde el martes por la noche dándole vueltas al, asunto del Ohama Titanic Syndrome del que avisaba Tom McClellan desde las páginas de MarketWatch. "Una señal preliminar de venta". Así es como define al patrón, que consiste en que los nuevos mínimos anuales superen a los nuevos máximos anuales en el Nyse en un periodo inferior a siete días desde que el S&P 500 hizo un máximo (histórico o anual).

Antes de proseguir, debo confesar que es la segunda vez en mi vida que tropiezo con este patrón y que es la primera que le dedico un rato en profundidad. En la anterior ocasión, cuando comenzaba a tomarme muy en serio lo de los indicadores de amplitud y el Market Timing, leí por encima este artículo sobre los avisadores de desastres y decidí dejarlos para más adelante. Confieso que me gustan poco los patrones o indicadores que aparecen solo para avisar de cosas y prefiero aquellos que se puede seguir su evolución y razonar un poco, si es que eso es posible tratándose de la Bolsa.

Me llamó la atención que uno hiciera mención del Titanic y otro del Hindenburg y los dejé en barbecho para dedicar mis esfuerzos a la comprensión de los indicadores del día a día hasta que los olvidé. El Hindenburg Omen lo he retomado en alguna ocasión e incluso lo tengo programado en mi graficador para que me avise de su aparición (aunque falla más de lo deseable en los últimos tiempos) y ahora toca hablar del Ohama Titanic Syndrome, recién activado en Wall Street.

¿Cómo reconocer el Ohama Titanic Syndrome?

s1


Esto fue lo que definió Bill Ohama en 1965. Un máximo e, inmediatamente después, los nuevos mínimos del Nyse toman protagonismo y superan a los valores que están haciendo Nuevos Máximos. Ya advertí en mi post anterior que el comportamiento de los nuevos máximos y nuevos mínimos no era muy sano con un mercado en máximos. Ya estaba este servidor tratando de analizar en profundidad el patrón y, como es habitual, no me quedé en el simple enunciado. Mi curiosidad por estas cosas va mucho más allá que presentar un gráfico de este tipo:

s2


Estos son los momentos en los que se ha presentado el patrón en los últimos tiempos. No avisó de las caídas en 2010 ni tampoco en la gran corrección de 2011, lo que le hace caer muchos puntos en mi estima. Desde entonces, algunas veces se ha mostrado acertado y otras muchas la alarma no era para tanto. Aunque muchas veces llega tarde, a primera vista, es un patrón a tener en cuenta, de esos que nos deben llevar a ajustar los stops por si acaso, pero no parece definitivo. Muy semejante a lo que le ocurre al Hindenburg Omen.

Pero ya saben los que me conocen que no me suelo parar en la simple apariencia de nada. ¿Hay alguna forma de intentar atisbar si la aparición del patrón tiene más o menos importancia?

Más efectivo si hay divergencias en la Línea AD

Le he dado vueltas a los gráficos de todas las formas posibles y al final he tenido que volver a la primera de todas las ayudas que empleé, a la que recurro casi siempre en primera instancia, la Línea AD o Linea de Avance / Descenso. Veamos un caso muy claro, el del cambio de tendencia de 2008:

s3


¿Qué se puede ver en este gráfico?

 
  • La primera señal del patrón apenas si es efectiva, llega tarde y el mercado no sigue cayendo. Como puede observarse, la Línea AD no muestra divergencias con el precio. Ambos son ascendentes.
  •  
  • En la segunda señal ya sí que tenemos un retroveso digno de un buen corto. La diferencia con el anterior momento es la presencia de una clara divergencia en la Línea AD, que desciende mientras el precio marca nuevos máximos.
  •  
  • En el momento de la tercera señal ocurre exactamente lo mismo. con una potente divergencia en la Línea AD en el momento en el que surge el patrón.
  •  
Veamos un segundo gráfico:

s4


Como en el anterior, parece claro que la potencia de las caídas anunciadas por el patrón se agudiza cuando hay una divergencia de la Línea AD, a lo que cabe añadir que cuanto más próximas estén las señales del patrón, mejor, y que si no se ha producido una caída significativa, mejor aún.

¿A qué nos enfrentamos ahora?

Veamos un gráfico de lo que está ocurriendo ahora mismo con el patrón:

s5

 
Tenemos una divergencia, no muy acusada pero divergencia. Las señales, los dos componentes del patrón están próximas y no hemos tenido una gran caída. De hecho, ayer se cumplió la sesión número 102 sin una caída en el S&P superior al 1%. La última vez que esto ocurrió fue el 11 de octubre de 2016, con una caída del 1,24%.

Y todo esto con la mano fuerte fuera. Entró timidísimamente, por probar, justo antes de los máximos y volvió a salir corriendo... Yo iría ajustando los stops, por si acaso…

¡¡Buen trading!!

PD.- Como de costumbre, he utilizado para el análisis la Línea AD del conjunto de Wall Street, la suma del Nyse y el Nasdaq. En 1965 no existía el Nasdaq, pero ahora sí, es muy potente y sin él no se puede entender el mercado.