En resumidas cuentas, el apunte que ha hecho acerca de que tienen dudas de que la inflación se esté acercando al objetivo es algo positivo para el mercado europeo, pues recuerden que el ratio riesgo/recompensa favorece Europa, así que cuanto más tiempo tengamos una política monetaria relajada, más favorable a las bolsas europeas.

En referencia la inflación, considera que debe haber las condiciones financieras muy favorables para poder seguir la inflación a su objetivo, pues la presión en la inflación subyacente sea contenido. Recuerden que es uno de los factores principales que utiliza el BCE para decir que se necesita el programa cuantitativo para poder presionar la inflación al alza.

En el lado positivo, dice que hay indicadores que dan a entender que la recuperación está siendo cada vez más sólida.

Considera que los riesgos bajistas están descendiendo y que la expansión económica seguirá ampliándose y reafirmándose.

Se queja de que una vez más de que los gobiernos están haciendo un esfuerzo por realizar reformas demasiado lento, cosa que hace que no pueda avanzar la recuperación económica al ritmo adecuado.

De momento los riesgos para la economía están equilibrados pero en general, hay un ligero sesgo hacia la baja.

Piensa que la inflación va a subir este mes y se mantendrá en el entorno actual hasta finales de año.

Cree que hay signos de una más fuerte recuperación global y eso sugiere que la demanda externa podría incrementarse y añadir puntos de crecimiento a la zona euro, lo que añadiría también resistencia a la expansión económica.

En el Consejo de Gobierno, dice que algunos miembros son más optimistas acerca de la visión que ofrece la economía pero hay unanimidad acerca del vocabulario y tono empleado en el comunicado, aunque admite que con respecto al riesgo de inflación, hubo diferencias de perspectiva.

Con respecto a la valoración de la inflación, en realidad no ha cambiado demasiado.

Considera que no hay necesidad de revisar el timing de las acciones a tomar porque no hemos visto suficiente evidencia para cambiar la perspectiva de la inflación y además tampoco están suficientemente confiados de que la inflación se esté acercando al objetivo. No hay razón para desviarse de las indicaciones que se han ofrecido y de momento el ritmo actual es totalmente apropiado.

Dice que las cosas están yendo a mejor y que no han hablado de la salida del programa cuantitativo o los estímulos.