Desde ayer, todo lo relacionado con la inflación tiene más importancia de lo debido, porque el BCE dijo que estaría dispuesto a bajar más los tipos de interés si la situación empeora. Además, siguió diciendo que la inflación subyacente se mantiene débil, por lo que se necesita tener apoyo desde la política monetaria.

Las debilidades anteriores se van a vigilar mucho de ahora en adelante con respecto al resto de países y hoy hemos conocido las cifras de China.

El IPC de China del mes de mayo nos deja una variación negativa que se come el incremento del mes anterior, pues pasa de 0,1% a -0,1%, aunque por lo menos es mejor que el -0,2% esperado.

Si miran el gráfico adjunto podrán ver que todavía estamos metidos dentro de pautas estacionales, cuyo epicentro sigue siendo la festividad del año lunar. Dado el incremento fuerte que se suele tener en su final de año, es normal que aparezcan en meses posteriores variaciones negativas precisamente por el descenso de los precios en esa especie de cuesta abajo, así que de momento no hay mucho fuera de lo normal.


source: tradingeconomics.com

En cifras interanuales nos mantenemos en positivo y además aceleramos, pasando de un crecimiento del 1,2% a otro del 1,5%, lo esperado. Si miran el gráfico adjunto, se nos cortó esa tendencia alcista desde la zona de mínimos de 2015 y hemos tenido problemas bastante importantes por la decepción que supuso cortar la tendencia de recuperación. El problema lo tenemos cuando se combina la evolución de la inflación general con un dato de inflación que está antes que ésta en el proceso industrial: los precios de producción industrial.


source: tradingeconomics.com

La recuperación de los precios de producción industrial fue algo que se marcó como el origen de una recuperación mundial de prácticamente todo. Además, la llegada al poder de Donald Trump y su intención de crear un programa de inversión en infraestructuras también ayudó a esa situación, pero hemos llegado a una variación máxima que nos ha hecho techo no sólo antes de la crisis sino después de la crisis, en concreto entre 2010 y 2011, como se puede observar en el gráfico adjunto. Ahora, llevamos unos cuantos meses de retroceso y eso es algo que se está mirando con lupa, el ver hasta dónde se reduce el incremento de la inflación, precisamente por ese comentario del BCE sobre la inflación. El dato del mes de mayo pasa de un crecimiento del 6,4% a otro del 5,5%, peor de lo esperado que era frenar hasta el 5,7%.


source: tradingeconomics.com