Ya saben que toda la atención está puesta, de ahora en adelante, en lo que pueden hacer los bancos centrales en las reuniones del mes de junio en donde se espera que el BCE cambie el tono.

También, recuerden que el BCE tiene dudas de que podamos alcanzar de manera sostenible el objetivo de inflación y más todavía con el desplome que está teniendo el precio del crudo. No pierdan de vista que también dice el BCE que se requiere el mantenimiento de los estímulos para sostener a la economía.

Pues bien, en un estudio han buscado el motivo por el que el crecimiento de los salarios sigue siendo muy débil, pues se necesita más vigor en este aspecto para poder hacer que la inflación sea sostenible y siga creciendo. Evidentemente, es un requisito necesario para que se retiren los estímulos.

Tirando del hilo, han encontrado que las cifras generales de desempleo no reflejan aquellas personas que no consiguen satisfacer criterios estadísticos que sean muy estrictos y también aquellos trabajadores a tiempo parcial que buscan aumentar su jornada laboral.

En el momento que se ajustan las cifras, el desempleo es mucho más alto que el 9,5% oficial, y rondaría cerca del 15%. Evidentemente, todos los países con alto desempleo ofrecen abundante mano de obra y eso evita que los salarios empiecen a crecer porque hay muchas personas disponibles para trabajar, por lo que no se aumentan los salarios para atraer capital humano. Parece ser que solo Alemania se acerca a esta situación, mientras la periferia sigue teniendo unas tasas de desempleo por encima de las que había antes de la crisis.