Ministro de Malta opina que el momento que se ha escogido para el referéndum es desafortunado, que se podía haber hecho perfectamente pero mucho antes.

Dijsselbloem comenta que la puerta sigue abierta para Grecia, y que lamenta que Grecia haya rechazado la propuesta de la troika. Tendrán que hablar de las consecuencias de todo esto.


Y varios más así, en plan diplomático, me voy a centrar en las declaraciones del ministro de finanzas belga, que suele ser más franco últimamente. Recuerden que fue el que reconoció que estaba pesando mucho hace pocos días, el miedo a que se extendieran partidos radicales por Europa, cuando los demás nunca lo han reconocido en público.

Dice que la realidad es que es muy difícil extender el plan de rescate una semana como pide Tsipras y que el 30 de junio sigue siendo la deadline para Grecia.

Reconoce que tendrán que hablar ya del plan B para el tema griego. Y que desde luego no tienen claro que es lo quieren realmente hacer los griegos.

Cree que el movimiento del referéndum a estas alturas ha sido un movimiento extraño y que todos lamentan mucho la negativa decisión de Tsipras.

El ministro austríaco por su parte ha comentado que convocando el referéndum los negociadores griegos es como si se hubieran levantado de la mesa y se hubieran marchado. Y por tanto el plan B va a ser discutido.

Por su parte el español De Guindos dice que el referéndum lo complica todo mucho, y que ya es muy difícil tomar decisiones sobre los rescates griegos ante la pérdida de confianza. Cree que es muy importante que el gobierno griego, diga que quiere hacer después.

El ministro finlandés por su parte ha dicho que hay mayoría en el Eurogrupo que la extensión del rescate está ya totalmente fuera de cuestión. Cree que hoy es un muy mal día para el pueblo griego, porque la convocatoria de referéndum cierra las puertas a la negociación. En su opinión a partir de ahora solo debe haber un plan sobre la mesa del Eurogrupo, el plan B. Cree que deben mantenerse firmes y serios. Los controles de capital deben ser impuestos por los propios griegos. Insiste en que son los griegos quienes han decidido dar por terminadas las negociaciones, ya no hay base para seguir sentado con ellos.

El ministro de Irlanda reconoce su desconcierto, y dice que no tiene claro que va a pasar la semana que viene, que están navegando por aguas desconocidas.

El ministro esolovaco comenta que no es la primera vez que Grecia crea más drama...y que los gobiernos se votan para que tomen decisiones. Cree que si Grecia ha rechazado el paquete de ayuda, la negociación está cerrada.

Schauble, como era de esperar, duro, dice que la negociación está cerrada, que es la decisión de los griegos, y que la situación de sus bancos es la que es.

Draghi ha entrado en la reunión, pero no ha querido hacer comentarios.

Como vemos tono de dureza en el eurogrupo, la mayoría de comentarios van en la dirección de dar por cerradas las negociaciones, estimar que el referendum, era algo razonable, pero antes, no ahora, y la mayoría piden el estudio rápido del plan B. Al margen de esto se nota bastante desconcierto, y que no esperaban esta maniobra de última hora.