Por si el sector español no tuviese problemas suficientes con el modelo de negocio, los bajos tipos, Sudamérica… y ahora se une Turquía, de donde le llega algo menos del 15% de los beneficios al BBVA.
 
Es el peor del Ibex con una bajada de -2% y aumentando.
 
Primero de todo, vamos a echar un vistazo al gráfico a semanas porque tiene un par de puntos interesantes.  Si se fijan en el gráfico adjunto, verán que tenemos al RSI con mínimos alcistas mientras el precio nos va dejando máximos bajistas en los últimos tiempos, así que debemos tener mucho cuidado por si el RSI pierde esa directriz alcista desde la sobreventa y, encima, el acumulación distribución no consiguió superar los máximos de 2015. Además, la directriz bajista desde los segundos máximos de 2015 se intentó superar hace bien poco, pero casi dejamos una especie de cubierta de nube oscura en el momento en que se intentó superar, al dejar esa rotura justo en la resistencia de los mínimos de 2015 que coincidían con el 38,2% del retroceso de la bajada desde los máximos del año, por lo que las ventas aprovecharon para acelerar justo cuando se percibía un rebote en el valor, lo que no habla bien de su perspectiva en el medio plazo.
 
bbva

 
Sin embargo, demos un vistazo al gráfico a meses. Si se fijan, tenemos un momento bastante interesante en el valor porque cada vez que se coloca por debajo de los cuatro euros acaba pareciendo alguna muestra de interés comprador, y más cuando se llega a la sobreventa. Esta cuestión puede alcanzarse dentro de poco, ya que si se fijan el RSI se está acercando mucho y también acercándonos a la cota en precio, así que en los próximos meses debemos estar con los ojos muy abiertos por si se repite esta circunstancia.
 
No todo en este plano puede ser de color de Rosa, ya que lo más preocupante es que los cuatro euros podrían ser la clavicular de un gigantesco hombro cabeza hombro de doble hombro ya que en todas las piezas tenemos un RSI bajista:
 
bvva2