Tipos de órdenes
en la categoría de Mercados

Existen distintos tipos de órdenes en el mercado que pueden realizarse para abrir o cerrar una operación, dependiendo de si desea realizar operaciones inmediatamente o si desea esperar hasta un precio determinado.

Los tipos de órdenes más básicos que debe conocer todo inversor a la hora de injvertir en acciones son los siguientes:

- Órdenes Limitadas. Se establece un precio máximo para la compra y mínimo para la venta. Si es de compra sólo se ejecutaría a un precio igual o inferior al fijado, y si es de venta a un precio igual o superior. Estas órdenes se pueden introducir tanto en períodos de subasta como de mercado abierto. Esta orden es más conveniente cuando el inversor prefiere asegurar el precio y no le preocupa la rapidez de ejecución.

- Órdenes de mercado. No se especifica límite de precio, por lo que se negociará al mejor precio que ofrezca la parte contraria en el momento en que se introduzca la orden. Se pueden introducir tanto en períodos de subasta como de mercado abierto. El riesgo para el inversor en este tipo de órdenes es que no controla el precio de ejecución. Si no puede ejecutarse en su totalidad contra la mejor orden del lado contrario, lo que reste se seguirá ejecutando a los siguientes precios ofrecidos, en tantos tramos como sea necesario hasta que se complete. Son útiles cuando el inversor esté más interesado en realizar la operación que en tratar de obtener un precio favorable.

- Órdenes por lo mejor: Son órdenes que se introducen sin precio. La negociación se realiza al mejor precio de contrapartida en el momento en que se introducen. Se pueden introducir tanto en períodos de subasta como de mercado abierto. Si al mejor precio no hay volumen suficiente para atender la totalidad de la orden, la parte no satisfecha quedará limitada a ese precio (no podrá cruzarse a otro más desfavorable). La orden por lo mejor se utiliza cuando el inversor quiere asegurarse una ejecución inmediata, pero también desea ejercer cierto control sobre el precio. El objetivo es que la orden no “arrastre”, es decir, que no se ejecute a varios precios.

- Órdenes Stop. Permiten el tomar posiciones automatizando el nivel de salida o entrada. Normalmente se utilizan como protección ante caídas tanto de cierre de pérdidas como de cierre de beneficios si ya estamos por encima del nivel de compra. En este caso, hablamos de Stop de venta y supone vender si se pierde un nivel de precios determinado. Estaría por debajo del precio actual. Si fuera un Stop de compra sería el nivel de precios que estamos dispuestos a pagar para comprar el título. En este caso, por encima del precio actual.

- Órdenes condicionadas. Son un tipo de órdenes que sirven para prever oportunidades en un entorno volátil, aprovechar rupturas de soportes y resistencias, anticiparnos a algún dato económico importante.

tipos de órdenes