}

    Indicadores macroeconomicos

    ¿Cuáles son los indicadores macroeconómicos?

    La economía y la inversión en bolsa no se mueve solo por los fundamentales que tienen las empresas o por su racha alcista o bajista vista desde el análisis técnico. En la economía y en los mercados juegan un papel muy importante los indicadores macroeconómicos. Estos factores macro son un mix de condiciones externas que alteran la oferta y demanda de las acciones, influyendo en la situación técnica del valor, afectando a las series temporales e influyendo, algunos indirectamente, en los fundamentales (por ejemplo, el crecimiento económico indirectamente contribuye al crecimiento de los ingresos).

    Los indicadores macroeconómicos se concentran en información económica como las tasas de interés, la producción industrial, oferta monetaria, deuda corporativa, inflación, etc. Existen gran número de variables que pueden afectar a la definición de escenarios y que habitualmente el analista o inversor utiliza para recomponer o modificar expectativas. Los indicadores sirven para caracterizar la situación presente y anticipar la situación futura de la economía de una zona o país. Los principales datos en EEUU, normalmente aunque con alguna excepción, se hacen públicos a las 14:30h y a las 16:00h, en horario español, y las decisiones de las reuniones de la FED salen hacia las 20:00h. En el intradía los datos que normalmente acaparan mayor atención son el informe del empleo estadounidense, el PIB, la utilización de la capacidad, producción industrial, índices de confianza y ventas minoristas.

    Hay que tener en cuenta en la interpretación que una lectura rápida puede resultar engañosa por lo que es conveniente valorar adecuadamente la diferencia entre indicadores de crecimiento económico e indicadores de precio y entre indicadores coincidentes y adelantados considerando además los posibles factores que puedan distorsionar la lectura de un indicador, volátiles, estacionales y/o excepcionales. Hay que tener en cuenta además la periodicidad, el momento de la publicación y si son datos preliminares o finales. Además, es necesario valorar niveles y tasas de crecimiento.

    ¿Cuáles son algunos de los principales indicadores macroeconómicos?

    El dato más claramente asociado a una mayor volatilidad es el informe del empleo estadounidense. Le siguen el índice del Coste del Empleo y las ventas minoristas. Ahora bien, hay que tener en cuenta la situación en el ciclo y los cambios en política monetaria. También hay que prestar atención a cambios en las variables intermedias de política monetaria: en los últimos años la correlación está mucho menos clara por lo que hoy M2 y M3 son datos poco relevantes en EEUU y encima se publican fuera de horario europeo.

    Entre los más relevantes, se encuentran los datos del empleo de los Estados Unidos, las ventas minoritas y la política monetaria. Los datos del empleo hacen referencia a las nóminas no agrícolas y a las agrícolas. Generalmente, cuando el empleo se encuentra en tasas por debajo del 5-6% se considera que la economía está marchando bien y no se encuentra en fase de desaceleración o recesión. En cuanto al indicador macroeconómico de las ventas minoristas, este índice mide el total de ventas de bienes de todos los comercios minoristas en los Estados Unidos (las ventas de servicios no están incluidas). Estas cifras se reportan en dólares y no están ajustadas por inflación. Sin embargo, la información se ajusta estacionalmente por las diferencias entre los días festivos y los días de negociación de los meses del año. La serie está ajustada por estacionalidad y aún así responde con mucha volatilidad a meteorología poco habitual o cambios en número de vacaciones, aunque esto suele estar recogido en las previsiones.

    Por último, la política monetaria y los tipos de interés también influyen considerablemente en la evolución de los mercados. El tipo de interés es una variable clave en el comportamiento bursátil. Si las tasas de interés bajan, los inversores acuden a la bolsa buscando mayor rentabilidad, la demanda de acciones sube y con ella los precios. Las tasas de interés bajas suponen menos costes financieros para las empresas y mayor consumo de familias y empresas. Todo ello hace crecer los beneficios empresariales, lo que se traducirá en cotización más alta de sus acciones. Pero, además de estos indicadores macroeconómicos, hay otros más que influyen considerablemente como los PMIs, el PIB, el nivel de endeudamiento, etc.

    X
    Volver arriba