Rubén Ullúa analiza el aspecto técnico de Tesla y establece una estrategia de trading para el fabricante estadounidense de coches eléctricos.


Como pueden apreciar esta acción ha tenido un importante proceso correctivo entre septiembre y octubre pasados que llevó al precio de niveles máximos de 291,40 dólares a niveles mínimos de 217,30 dólares. Ha sido a partir de ahí que comenzó un proceso de escalonamiento alcista en los precios que regresaron hacia niveles máximos de 260 dólares.

Lo interesante es que la corrección ya mencionada es que la misma ya ha desarrollado una secuencia completa. Una formación en zigzag. Eso alienta las posibilidades de pensar que el movimiento de recuperación podría formar parte a la reanudación de la tendencia de fondo.

Para que podamos confirmar justamente esta lectura, en el caso de que la acción supere ciertos parámetros técnicos de los 262 o 263 dólares. Sería necesario un quiebre de esa zona para que podamos asumir un movimiento de salida directo de fondo, inicialmente buscando resistencia intermedia en la zona de los 273 dólares y más tarde el regreso buscando el máximo de la zona de 291 dólares.

Estamos entonces expectantes a que se supere esa resistencia para poder confirmar, que el movimiento de avance de las últimas semanas es de carácter tendencial y que los precios están nivelando tendencias.

Si eventualmente esto no ocurriera y los precios cedieran nuevamente buscando ciertos soportes, tendríamos que controlar una zona clave que estará dada en la zona de los 243 dólares y la zona de los 233 dólares. Creemos que este ajuste de las últimas jornadas será de carácter simplemente temporal para luego continuar el avance.

Claramente un quiebre en las zonas de soporte mencionadas sería un detonante bajista y debiendo asumir que todo el movimiento de avance desde los mínimos de 217,30 dólares ha sido de carácter contratendencial y que finalmente el proceso correctivo en curso desde septiembre pasado tendrá aún mayor potencial de desarrollo, no solo buscando un regreso hacia mínimos, sino eventualmente valores más cercanos a la zona de los 200 dólares.