El experto analiza técnicamente el comportamiento de los principales índices americanos.
DOW JONES

Tras la caída en el mes de enero, los precios iniciaron un proceso de recuperación hasta hoy día para alcanzar máximos históricos de los 16.970 puntos. Ha sido a partir de ese nivel que el índice habilitó una importante regresión bajista que hasta el momento podía considerarse correctiva.

Sin embargo, dada la aceleración con la que se ha desarrollado la misma debemos de alguna forma estar muy atentos a la respuesta que pueden dar ciertos niveles de contención y de soporte.

Sin ir más lejos, vemos que el índice viene desarrollando un escalonamiento alcista con una línea de tendencia que ya ha sido reconocida. Todo indicaría a que los precios deberían buscar la zona dada por los 16.600 puntos para respetar la línea de tendencia. Mientras los precios logren sostenerse por encima de la zona de mínimos, podríamos considerar que el descenso es correctivo simplemente y que luego irá al alza.

En el caso de que la zona de 16.500 sea quebrada, entonces estaríamos en condiciones de considerar que los máximos vistos han marcado un techo de importancia para este índice y el activo tomaría una directriz bajista.

S&P 500

También ha tenido una respuesta bastante interesante. La zona de máximos que alcanzó en torno a los 1.955 puntos es muy importante porque está dada justamente por una línea de tendencia alcista. Básicamente la línea superior del canal. La caída todavía es menor como para considerarla un posible cambio de tendencia. Los precios empiezan a ceder desde la zona de resistencia, por lo que hay que estar muy atentos a la respuesta que pueda dejar justamente los precios hacia las próximas jornadas.

Hoy por hoy sabemos que un cierre por debajo de la zona de 1.920 puntos en las próximas semanas y principalmente en las jornadas de este viernes estaría dejando una clara señal de regresión y de tendencia a la baja.