El experto analiza el aspecto técnico de un valor que sube más de un 15% en lo que va de año.
En nuestro informe anterior, del 23 de abril, el gráfico semanal sigue con el mismo dibujo. Está en una etapa correctiva y los valores de entradas siguen siendo las mismas. Por encima de los 67,35 dólares se activaría. El primer objetivo se encontraría en los 72,55 dólares y el segundo objetivo estaría en los 78,50 dólares.

Las entradas en corto estarían en los 58,83 dólares. Tendríamos como primer objetivo, en este sentido, en los 43,60 dólares y como segundo objetivo los 36,80 dólares.

Si vamos a nuestro gráfico diario, las entradas siguen siendo las mismas, dado que cuando se activa por debajo de los 55,41 dólares, el precio cierra por encima de la entrada. Por tanto no sería válida. En el caso de que hayamos entrado cuando ya teníamos que haber cerrado operaciones habría que esperar.

Los objetivos siguen siendo los mismos. En la entrada en largo el primer objetivo estaría ubicado en los 66,75 dólares y el segundo objetivo lo tendríamos en la zona de los 70,50 dólares.

Por otro lado, el objetivo a la baja estaría en los 51,90 dólares y el segundo objetivo estaría en los 47,10 dólares.
En nuestro gráfico intradiario, vemos que el momento está en negativo y el oscilador de aceleración está en positivo. El precio cierra por debajo de la media móvil, pero si está en esos niveles es probable que siga cayendo.

Las entradas en corto estarían por debajo de los 62,60 dólares, buscando un primer objetivo de 61,80 dólares y un segundo objetivo de 60,50 dólares.

Las entradas en largo estarían por encima de los 64,16 dólares. Se buscaría un primer objetivo de 66,10 dólares y un segundo objetivo de 66,20 dólares.