Gisela Turazzini, Co-fundadora y CEO de Blackbird, analiza la situación técnica del valor 

"Ezentis es una de las compañías que todo inversor debería mirar con recelo a la hora de operar". Es cierto que en ocasiones las pequeñas compañías tienen momentos ideales de compra que ayudan al inversor a tener fuertes rentabilidades porcentuales. Pero es importante comprender que en la bolsa el control de riesgo es clave y, en ese sentido, las políticas de gestión monetaria son imprescindibles para un correcto control del devenir bursátil.

Si observamos su cuenta de resultados, vemos cómo la compañía afrontó durante el ejercicio pasado diferentes cargas del reajuste de su negocio en España, con el cese de actividad de Telecom. La compañía aprovechó el año 2013 para anticipar el cierre del proceso de reorganización de su negocio en España, avanzando así en la reducción de su deuda.

Las ventas del grupo llegaron hasta los 148,82 millones de euros al cierre de 2013, lo que supone un descenso del 6% respecto al precedente ejercicio. El Ebitda ascendió el pasado año a 4,39 millones de euros, frente a los 8,23 millones de euros logrados un año antes. Es un descenso importante, tras la caída del descenso de la cifra de negocio.

Ezentis siguió en 2013 con su estrategia de reducción de deuda financiera neta. Todos estos datos muestran la sensibilidad de la compañía a una bajada en la cifra de negocio. Los esfuerzos de la compañía van en buen camino, pero es necesario que incremente la cifra de negocio para dejar la deuda a niveles sostenibles.

La pérdida de la zona de los 1,40 euros era ya una clara advertencia de que se debía cortar la posición en Ezentis, que ahora, en 1,14 euros, queda al libre albedrío del mercado.