Gisela Turazzine, CEO y cofundadora de Blackbird, analiza la situación técnica de la compañía.

“Acerinox es una de las once principales compañías acereras del mundo y siempre se ha caracterizado por su excelente equipo de gestión. En los últimos años, la compañía no ha agradado al mercado, debido al mal momento por el que ha pasado el ciclo económico. Así, podemos comprender que las compañías cíclicas suelen vivir momentos malos en los que el ciclo económico pasa por serios apuros”.

Sin embargo, estructuralmente, cuando el ritmo del ciclo económico se empieza a acelerar, la demanda de los productos cíclicos también lo hace. En ese sentido, deberíamos aprender los conceptos más importantes de valoración empresarial, para poder determinar de qué manera se valora estas compañías.

Para valorar una compañía cíclica, aconsejo no perder de vista los activos del negocio. En este caso, habría que tener en cuenta los precios del acero, así como la relación entre precio y demanda. También es muy importante tener en cuenta que el PER bajará con el tiempo. Cuanto más fuerte sea el declive en la industria cíclica, mayor será la subida.

Actualmente, podemos ver un gran momento para las compañías acereras mundiales, salvo para Arcelormittal. El ebitda del sector irá mejorando en los próximos años. En concreto, para 2014 se espera un crecimiento del 50% y para 2015, del 20%.

Desde un punto de vista técnico, podemos ver que Acerinox está marcando un máximo direccional, manifestando claramente fuerza relativa con respecto al selectivo general. Su movimiento direccional se ha acelerado, situación que deberíamos aprovechar para tomar posiciones compradoras en las correcciones. Así, cualquier acercamiento hacia la zona de los 11 euros, nos serviría como punto de apoyo y zona ideal de compra para una excelente compañía que, tras la mejora del ciclo económico general, se antoja como un excelente negocio.