El Ibex se apaga, cae el volumen, cae la volatilidad y queda un rango bien definido. Toca esperar a que el precio adquiera dirección y momento.


La indefinición continúa. Los índices bursátiles se han quedado estancados y aunque el rebote no terminar por consolidar y las resistencias más próximas no caen, tampoco aparecen signos de debilidad contundentes. Una estabilidad que permite que la volatilidad continúe su senda decreciente y que de forma gradual las medias más lentas comiencen a repuntar consolidándose el giro al alza desde mínimos anuales. A nuestro parecer, si tuviéramos que decantarnos por un nivel a vigilar, lo situaríamos en los 2.020 del contado del S&P 500, una superación permitiría un nuevo tramo al alza.


 
S&P 500 en gráfico diario con Rango de amplitud en porcentaje, Estocástico y Volumen de contratación
Fuente: VisualChart y elaboración propia



Si la indefinición en gráfico diario queda clara, cuando nos adentramos en intradiario también. El Ibex 35 se adentra en un rango con suelo en la zona de mínimos semanales, 10.021 y 9.993 y con techo en 10.160. La volatilidad continúa con su senda decreciente y la falta de movimiento provoca que el volumen de contratación se contraiga.


Ibex 35 en gráfico 60 minutos con MACD, Rango de amplitud en porcentaje, e histograma sobre volumen de contratación
Fuente: VisualChart y elaboración propia



En estas circunstancias, y a muy corto plazo, toca esperar a que el precio se decida. Por encima de 10.160 daríamos por bueno el giro al alza que presenta el oscilador MACD y buscaríamos el máximo semanal sito en 10.378, esta opción larga es la que más nos gusta. Por el lado corto podríamos buscar un movimiento rápido hasta 9.909 si el precio pierde 9.993, aunque la cercanía del soporte y hacerlo en contra de la directriz alcista de corto plazo restan atractivo a la operación.