Las bolsas europeas, menos la francesa que sube por unos pocos valores puntuales, se mantienen con relativamente pocos cambios a estas horas.
 
La inercia alcista sigue siendo importante, pues no debemos olvidar que los grandes índices como eurostoxx, daxx, eurostoxx 600 están rompiendo resistencias mayores, que funcionaron durante todo el año y que ahora deberían ser soportes.
 
Lógicamente nos seguimos apoyando en la fuerza de Wall Street. Lo único malo es que hemos ido a romper, cuando ellos ya llevaban un recorrido al alza muy importante.
 
Volverse a meter por debajo del soporte que ahora forman las antiguas resistencias sería letal, para lo que queda de año.
 
El gran freno lo están poniendo hoy de nuevo los bancos italianos, que tras una subida bastante sorprendente forzada por un gran cierre de cortos más que otra cosa, hoy vuelven a los sustos. Casi el 3,5% de bajada en estos momentos.
 
El detonante ha sido el hecho de que un grupo de bancos e inversores privados, que con más valor que Viriato en Numancia, se iban a meter en la ampliación de capital del Titanic Dei Paschi Bank. Pero han dicho que necesitan más tiempo… aunque yo creo que más bien lo que necesitan es asistencia psicológica urgente por sus instintos suicidas… pero bueno, parece que el BCE ha dicho entre bastidores que se acabó el tiempo, y que lo rescate el Estado, como siempre. O algo así, porque nadie habla demasiado claro.
 
Mientras, el mercado sigue haciendo la digestión de lo que pasó ayer con el BCE. Ya con más tranquilidad parece que la teoría predominante es que el BCE, contra lo que decían los alemanes que todo parece indicar votaron en contra, ha querido poner una especie de cortina de seguridad para todo el año que viene, ante el lio político que se avecina. Elecciones conflictivas en Italia, Alemania y Francia. En todos ellos partidos populistas, de extrema izquierda o derecha con posibilidades de tocar poder, y con programas políticos irreales y peligrosos. El BCE lo tiene claro, pone su manto protector no se lie el Belén, y en el año 2018 ya veremos.
 
Porque los alemanes en el 2018 ponen la cabeza de Draghi en cuestión como siga con esto. Algunos bancos, como Danske ya se atreven a pronosticar cómo será el fin de la QE, es decir cómo será el tapering. Vean su previsión.

s1


Pues ya ven, apuestan por un tapering rápido y contundente que ya estaría en la mitad del actual en el verano…
 
¿Se imaginan si aciertan a las bolsas europeas sin el BCE?¿Y al burbujón de los bonos? Mejor no imaginarlo para no tener pesadillas. El problema es que en bolsa todo se anticipa. Es la esencia del mercado, y ya veremos como en el verano del año que viene, si no empezamos todos a ponernos nerviosos descontando que el tapering se acerca, si no nos hemos puesto nerviosos antes porque ha ganado alguna elección de potencia de la eurozona  algún partido que haya prometido instaurar el denario romano como moneda, o alguna de esas, en lugar del euro.
 
Muchos líos tiene Europa, muchos, así que miraremos al amigo americano, que va  por otros derroteros, y que es nuestro segundo ángel de la guarda, tras el BCE. De momento está alcista sin mayor novedad.
 
Vamos a cambiar de tema. Tras tanto sesudo análisis, tanto BCE y tanta historia, igual olvidamos algo vital, y es que el mercado a veces se mueve por parámetros insospechados, se mueve por la psicología humana que no es tan previsible como parece. ¿Quieren una prueba?
 
Pues verán los increíbles resultados de este estudio, que se ha publicado con fecha 30 de mayo de 2014.
 
Does the Weather Influence Global Stock Returns?
 
Autores: Ming Dong, Andréanne Tremblay, ambos de la Universidad de York en Toronto.
 
Lo que han hecho es investigar el efecto de las condiciones meteorológicas en los resultados de las bolsas de 49 países desde 1973 a 2012.
 
Las conclusiones son sorprendentes, y no las rechacen porque suenen a broma, esto es cuestión de la psicología humana.
 
Han descubierto que las bolsas tienden a subir más en todas las regiones climáticas con condiciones agradables que hagan que las personas puedan pasar más tiempo en el exterior. También que en las zonas climáticas frías y templadas, en el invierno las temperaturas frías estimulan la toma de riesgos y causan retornos bursátiles más altos.
 
Los autores con cálculos muy complejos y tras sacar multitud de estadísticas, han creado un método de especulación que se pone largo de la bolsa que pare ese día por factores climáticos, tiene las mayores posibilidades de subir y se ponen a la vez cortos de la que por factores climáticos tiene más posibilidades de bajar.
 
s2
 
Pues bien manejando esas tablas, han conseguido beneficios promedios de 18 a 25% anualizados antes de comisiones…
 
Tras muchas pruebas se demuestra que esto no puede ser casualidad estadística y que efectivamente el factor climático influye en la mente del ser humano que actúa de manera diferente en bolsa.
 
Los autores se sorprenden tras estos datos de la tremenda influencia del factor psicológico en bolsa y se preguntan cuántas cosas más no habrá que están influyendo y aún no se han descubierto.
 
En fin, una curiosidad, que nos lleva a la reflexión de que en bolsa never say never again. Siempre hay que dejar el margen a la sorpresa, siempre. Nunca se sabe.
 
Aquí les dejo el resumen de todo en inglés que hacen los autores:
 
 We investigate the effects of five weather conditions (sunshine, wind, rain, snow depth, and temperature) on daily index returns of 49 countries from 1973 to 2012. We conduct month-by-month tests separately for cold, hot, and mild regions (the Southern Hemisphere timing is shifted by six months). Two themes emerge from our tests. First, returns are positively associated with comfortable weather conditions in all three temperature regions, especially when people expect to spend more time outdoors. Second, in the cold and mild regions, winter-time cold temperature appears to stimulate risk taking and leads to higher returns. These findings suggest that the impact of weather on investor behavior is stronger and more pervasive than previously documented. A hedge strategy that exploits the stock return predictability of the weather can generate substantial out-of-sample profits (18% to 25% annualized return before transactions costs) during 1993-2012.