Las bolsas europeas continúan con su inercia alcista de los últimos, siempre dejando claro que por el momento están aún en todos los casos, lejos de romper los techos del movimiento lateral. La bolsa rusa y el rublo siguen remontando para tranquilidad de todos.
 
Está sentando bien el hecho de que Grecia esté lanzando la posibilidad de un acuerdo para no tener que celebrar elecciones anticipadas, al igual que el rebote del sobrevendido sector de energía en Europa. Un rebote que sigue relativamente al petróleo, que si bien es cierto que ha rebotado, su gráfico sigue sin tener las cosas demasiado claras.
 
 
s1
 
Dada la importancia que tiene ahora mismo este gráfico del crudo para las bolsas, hay que tener en cuenta que por encima de 60, el rebote empezaría a ser importante y destacable y que por debajo de 54 podría reanudarse la caída con violencia, como suele ser habitual en el crudo, que de por sí es de naturaleza violenta, más de las que teníamos en los últimos meses.
 
Como saben todos mis alumnos, uno de mis productos favoritos para mi operativa intradía es precisamente, este, el futuro del petróleo. Se está escribiendo mucho en estos días, que este futuro está “muy volátil” en estos días. Pero realmente no es así. El crudo es un producto muy volátil en sí mismo, y más bien lo que ha pasado en estos días, es que ha vuelto a la normalidad, tras tener una volatilidad muy por debajo de lo normal.
 
Para cualquiera que opere intradía en este muy recomendable producto, es muy importante tomar nota de esto, pues podría ser un grave error tener un método de especulación basado en los niveles de volatilidad de los meses anteriores, que eran mucho más bajos de lo normal.
 
Veamos.
 
Según datos de Bespoke de los últimos 30 años, el petróleo tiene una media diaria de cambio del +/- 1,60%. Ahora está en el 1,67%, por lo tanto tiene una volatilidad completamente normal, es un buen período para afinar métodos de especulación intradía.
 
A veces alcanza volatilidades mucho mayores, por ejemplo, en los días convulsos de 2008 llegó a tener casi el 5,5% de cambio medio diario. Es muy raro, verlo por debajo del 0,75% de cambio diario y eso es justo lo que estaba pasando desde que empezó este año, incluso desde algo antes.
 
Y ahora una pauta estacional para los días que quedan del año muy interesante.
 
Desde los 3 días antes de navidades hasta finales de año desde 1928 según datos de Bespoke el S&P 500 sube el 79,1% del tiempo, como vemos es una época estacional muy alcista. Si contamos sólo desde Navidad hasta fin del año el % baja pero no mucho, un 75,6% de años alcistas.
 
Y debemos recordar lo que decíamos el otro día del rally de fin de año (el día 11 de este mes) , lo vuelvo a copiar:
 
Según los expertos de EEUU, gráfico medio de todos los diciembres desde 1989 en el S&P 500:
 
1-      Desde primeros de diciembre hasta más o menos el día 6 hay un tirón, como este año.
2-      Desde esa fecha hasta el día 15 hay una bajada constante donde se pierde todo lo ganado en los primeros días del mes. Más o menos como ahora.
 
3-      Desde el día 16 hasta finales de mes se sube sin parar.
Pues podría ser más o menos lo que está pasando este año…J
 
Recuerdo que lo que más miran las manos fuertes es el gráfico del NYSE:
 
s2
 
Esa triple zona donde se viene parando siempre es la clave de todo, como la pase puede ser un festival alcista pues confirmaría una especie de H-C-H invertido gigante, pero podría volver a atascarse cuando llegue a su altura, interesante ver qué pasa.
 
 
Veamos un nuevo estudio sobre psicología del trading del doctor Steenbarger.
Este el estudio:
 
Terapia breve – cuarta parte: programar su propia experiencia

Hace poco más de una semana, describí las aplicaciones a corto plazo de la psicología como “terapia para los que mentalmente están bien”. El objetivo de tal trabajo es realizar cambios positivos, no necesariamente erradicar un déficit previo. Por ese motivo, el primer paso en el proceso de cambio es tener una visión de los cambios que desea realizar. Al vincular esos cambios positivos a unos estados emocionales, físicos y cognitivos, somos capaces de convertirnos en los actores de nuestros ideales.

Permítanme expandir una metáfora que utilicé en el libro de La Psicología del Trading. La conciencia es como el dial de una radio y operamos en muchas frecuencias. Cada punto del dial de la radio es un estado en particular: una mezcla de nuestra experiencia de nuestros cuerpos y mentes. El estudiante ansioso por un examen tiene un punto en su dial que combina el pensamiento negativo, una mayor excitabilidad, una respiración superficial y rápida y un menor acceso a la información retenida. Otros puntos en el dial pueden combinar un pensamiento mucho más positivo, una concentración alerta, una postura erguida y una respiración más completa. Al operar en estas frecuencias, el estudiante tiene acceso a la información estudiada y el rendimiento en el examen es excelente. Lo que sabemos y quiénes somos va en relación a las frecuencias de conciencia en las que estamos operando.
El problema no es que algunos de los puntos del dial de nuestras radios estén programados con negatividad. Más bien, el problema es que carecemos del control completo e intencional sobre el dial. Cambiamos de emisoras, por así decirlo, sin pretenderlo. Lo que consiguen las terapias breves es un mayor control al seleccionar nuestras propias frecuencias: nos dan una mano para girar nuestros diales. La idea, al final, es convertirse en su propio entrenador de trading: desarrollar nuestra propia habilidad para alcanzar nuestras metas.

¿Qué es lo que crea las “emisoras de radio” que componen el dial de nuestra conciencia? Dos cosas: las experiencias repetidas que se convierten en hábitos y las experiencias poderosamente emocionales que se procesan como trauma. Al igual que algunas emisoras en nuestros coches son débiles y otras generan una señal más potente, algunos de nuestros estados son débiles y otros dominan el dial. Cuanto más se repita la experiencia – y cuanto más intensa sea la experiencia – más se convertirá en parte de su espectro de conciencia.

Como recalqué en el libro sobre cómo Mejorar el rendimiento de los traders, un motivo por el que tantos traders fracasan es que crean repetidas experiencias emocionalmente negativas para sí mismos. De hecho, esto es por lo que incluí manuales de auto-ayuda de técnicas cognitivas y conductuales de cambio como dos capítulos dentro del libro. Simplemente, los traders se encuentran operando en frecuencias que no quieren sintonizar: sus diales cambian sin su consentimiento o control. Y todo lo que hace falta para cambiar nuestras frecuencias de conciencia, muy a menudo, es un simple cambio en un elemento de nuestra frecuencia: unos pocos pensamientos negativos, un cambio en nuestros patrones de postura o respiración, una emoción pasajera. Todos ellos se convierten en disparadores que disminuyen nuestro control de nuestra propia experiencia.

Aunque las técnicas cognitivas y conductuales anteriormente mencionadas son extremadamente valiosas, también es importante ser capaz de programar nuestros propios nuevos y mejorados puntos de nuestros diales conciencia. La forma de hacer esto es practicar patrones positivos de pensamiento y comportamiento mientras está en un estado emocional y físico particular. Ésta es una de las formas más rápidas y fiables de generar cambios.

Por ejemplo, digamos que su comportamiento deseado es mantener sus operaciones ganadoras más tiempo. Podría practicar mentalmente escenarios en los que aguantase en sus operaciones – enfatizando lo excitado, feliz y rentable que estará o será al conseguir esta meta – mientras se está esforzando durante una agotadora sesión en una cinta de correr. Al fijar la cinta de correr con cierta inclinación y una buena velocidad, estará corriendo a un ritmo ágil y elevando su ritmo cardiaco. Con suficiente repetición, comenzará a asociar la meta – y sus beneficios emocionales – con el estado enérgico de su cuerpo. Se convertirá en una señal cada vez más potente en el dial de su radio. Entonces, antes de operar y durante los descansos, todo lo que tiene que hacer es volver a subirse a la cinta de correr. Activar el cambio en su estado físico activará el cambio deseado en el dial de su conciencia. Accederá al comportamiento que desea activando intencionadamente los elementos asociados con el comportamiento.

Realizar cambios conlleva mucho más que simplemente pensar positivamente o introducir imágenes positivas en su mente. Si no cambia su estado de conciencia – y su capacidad para cambiar su propia conciencia – estará escuchando la misma programación día tras día. Aprender cómo cambiar los estados negativos es un gran logro. En donde se produce el verdadero crecimiento, no obstante, es al aprender cómo crear nuevos estados positivos: al convertirse en los programadores de nuestra propia experiencia.

Traducido del original: “Brief Therapy – Part Four: Programming Our Own Experience”, de la recopilación de artículos del Dr. Steenbarger en