Las bolsas europeas han decidido a estas horas tomarse un descanso en el proceso de rebote que llevaban en estos días.
 
La actualidad queda copada por la evolución del precio del petróleo, que ha pasado de 31,20 a 29,60, nivel en el que permanece más o menos tras saberse que por primera vez desde 2014 la OPEP, o al menos algunos de sus miembros, toman un acuerdo relativo a los niveles de precios.
 
Según parece, de forma particular Arabia Saudita, Rusia, Qatar y Venezuela, han decidido congelar su producción a los niveles actuales, con la esperanza de que al dar ellos el primer paso, se les unan otros productores como Irán, Irak, etc.
 
El mercado no ha reaccionado bien porque considera, de momento, que aunque es un primer paso muy importante, aún queda mucho para que se decida un recorte de la producción, que sería lo único que puede bajar la inundación de crudo que hay en el mercado… y con paciencia…
 
En fin, no deja de ser un primer paso, que sigue poniendo un entorno de suelo en algún punto entre 20 y 30 dólares el barril, pero que aún no resuelve el problema.
 
La volatilidad del petróleo ha contagiado a las bolsas que han recibido un buen papelón de los que no se fían de las subidas. Y es que de momento no hay ninguna estructura técnica que estemos en algo más que un rebote. De hecho no hay manera de saberlo mientras no suba más.
 
Las bajadas de momento no son demasiado importantes, y quedan en anécdota tras la fuerte subida de ayer.
 
Hoy será importante ver si Wall Street ya con su horario regular, tras la fiesta de ayer, termina de confirmar el rebote clave que ha tenido en los 1.800.
 
Si hacemos memoria, dicho rebote se inició por un rumor hace unos días de que Rusia estaba intentando conseguir a toda costa un acuerdo. Es decir, que el rebote nació por el petróleo, por lo que es importante ver cómo se toma finalmente el crudo todo esto.
 
Si se lo toma bien y se aleja al alza de los 30, puede venirle muy bien a la bolsa, si no, mal asunto.
 
Mientras, en la sombra, hay un asunto que preocupa mucho a las manos fuertes. Resulta que según informaciones, Alemania está inventando algo peligroso. No es una novedad que siempre ha estado en contra de los eurobonos, de cualquier mutualización e incluso de la QE, que conlleva bastante mutualización, pero recuerden que no toda, que esto es algo que se ha olvidado pero en su momento el BCE dejó claro que en caso de problemas cada banco nacional respondía de un buen %. Esto es muy importante, y me da la sensación que hay inversores que ni se acuerdan y creen que el BCE responde todo…
 
Pues bien vean esta cita de Reuters:
 
The plan has the backing of the Bundesbank and most recently the German finance minister, Wolfgang Schaeuble, who usually succeeds in imposing his will in the eurozone. Sensitive talks are under way in key European capitals, causing shudders in Rome, Madrid and Lisbon.
 
Under the scheme, bondholders would suffer losses in any future sovereign debt crisis before there can be any rescue by the eurozone bail-out fund (ESM). "It is asking for trouble," said Lorenzo Codogno, former chief economist for the Italian Treasury and now at LC Macro Advisors.
 
This sovereign "bail-in" matches the contentious "bail-in" rules for bank bondholders, which came into force in January and has contributed to the dramatic sell-off in eurozone bank assets this year.
 
Este tema, no es ninguna broma, podría generar otra crisis de deuda periférica, como saliera adelante. Muchas manos fuertes están muy cautas con todo esto. Vamos a tenerlo en la cabeza a partir de ahora.
 
Y otro tema más que preocupa a las manos fuertes. La tasa de default de la deuda de alta rentabilidad en EEUU, la pueden ver aquí:
 
s1

 
El problema es que cada vez que ha quedado por encima del 4% se ha generado una crisis y se ha terminado al menos en el 10%, y se está muy cerca de llegar, de hecho aunque no sale en ese gráfico, ahora mismo ya se está por encima del 4% de default.
  
Pero si quieren un indicador infalible que les diga cuándo salir corriendo de bolsa a toda velocidad porque viene recesión en EEUU, usen el spread entre la deuda american a 3 meses y a 10 años, vean este gráfico, no falla nunca:
 
s2


Fuente: BCV-Suiza.
 
Si algún día ven que la curva se invierte, más vale salir por piernas. De momento no es el caso, aunque los modelos de Bank of America si dicen que podría ser en un futuro próximo.

Interesante este estudio que se ha publicado sobre los efectos en la salud de las caídas de Wall Street. Lo han determinado estudiando todas las admisiones en un Hospital de California durante cerca de 30 años, y comparando con momentos difíciles de mercado. Lo pueden encontrar aquí:
 
Worrying about the stock market:
Evidence from hospital admissions
 
http://rady.ucsd.edu/faculty/directory/engelberg/pub/portfolios/HEALTH.pdf
 
Creo que con este gráfico ya se puede hacer una idea, vean lo que pasó el día del crash de 1987:
 
s3

 
Indudables los malos influjos sobre la salud de los sustos del mercado…
 
Así que para evitar disgustos, mejor no hacer caso a las recomendaciones que hacen en Wall Street, y si no vean este gráfico:
 
s4

 
Pues ya ven los valores más recomendados por el establishment en Wall Street en lo que va de 2016 bajan más del doble que los peores recomendados. Esta es una historia muy recurrente, y que ya hemos comentado en otros estudios.
 
En lo que sí nos tenemos que fijar, es si no operamos demasiado en no perdernos los mejores días del mercado, y si no vean esta tabla que aparecía en un interesante artículo de la revista Funds People:
 
s5

 
Fuente: http://www.fundspeople.com/noticias/la-calma-vuelve-a-los-mercados-208985
 
Vean esta cita del artículo:
 
El inversor tiende a comprar arriba y vender abajo. Esto se conoce como ‘perseguir al mercado’ y los estudios demuestran que es una estrategia de inversión nefasta. Según explican desde Fidelity Worldwide Investment, existen dos grandes sesgos cognitivos que se dejan sentir durante las fases de tensiones en los mercados y que obligan a los inversores a capitular y a vender en el momento equivocado por las razones equivocadas: seguir al rebaño y huir de las pérdidas. Durante los periodos de tensiones e incertidumbre, solemos recurrir al sistema de nuestro cerebro que es automático y emocional, en lugar de enfrentarnos a la mayor carga de procesamiento cognitivo que impone la parte de nuestro cerebro que es controladora y calculadora. “La necesidad imperiosa de hacer lo que hacen los demás es un sesgo especialmente fuerte en el comportamiento humano que ha contribuido al desarrollo social, pero no siempre ha ayudado a la hora de invertir”.
 
Recomiendo leer todo el artículo es muy interesante.