Sesión engañosa la de hoy. Parecía que seguíamos de rebote, pero el papelón que ha surgido en Europa, en cuanto el futuro del Dax se ha acercado a la zona de a antiguos suelos del lateral, ahora resistencia ha sido de las de órdago.
 
Me sigue pareciendo claro que no podemos plantearnos nada en bolsa mientras como mínimo el futuro del Dax no esté cómodamente por encima de 8.900, el futuro del mini S&P 500 por encima de su media de 200, y el futuro del Ibex en 10.000. Y aunque todo eso pase, tampoco deberíamos olvidar que en ese mejor caso, nos limitaríamos de nuevo a meternos de nuevo en el lateral que nos atrapó durante todo el año. Vamos, que para que vuelva la tendencia alcista, habrá que tener mucha paciencia, y no dejarse llevar por precipitaciones.
 
No podemos menospreciar el deterioro técnico que aparece en los gráficos. Esto no ha sido una corrección  más, dentro de la apacible subida. Y a las pruebas me remito.
 
Vean este gráfico de semanas del futuro del Dax con el indicador ichimoku. Para mí los gráficos semanales con ichimoku son los más fiables para las tendencias mayores.
 
s1
 
Como ven está intentando escapar de la nube a la baja, por primera vez en muchos años. Aún es pronto, pero parece claro que si pierde los mínimos de la semana pasada estaría confirmado, y como puede verse a simple vista en este gráfico, lo que hace el futuro del Dax las pocas veces cuando pierde la nube, son demoledoras bajadas.  Además rápidas y al cuello.
 
Por lo tanto, tranquilidad y precaución, como realmente las tienen las manos fuertes, como veremos más adelante con un indicador curioso e interesante, la volatilidad de la volatilidad…J
 
El futuro del mini S&P 500 tiene mucha mejor estructura de largo plazo que el Dax, y es normal, porque somos nosotros los que tenemos problemas serios, no nos engañemos.
 
Aquí pueden ver que en semanas sigue por encima de la nube.
 
s2
 
Como vemos muy diferente. La situación de Europa, está mucho más deteriorada. Es un deja vu de otras ocasiones, mil voces, ningún acuerdo…
 
Aunque habrá que ver si Wall Street sobrevive al fin de la QE, vean este gráfico:
 
La sobreventa acumulada el jueves era muy fuerte. No es de extrañar que se rebotara con fuerza.
 
El fin de semana Bespoke publica un estudio que me parece muy revelador.
 
Ese día el S&P 500 tras estar casi 6 meses con más del 20% de sus valores por encima de la media de 50, por primera vez registró un número menor. Ese día sólo el 16,33% estaban por encima de esa media.
 
Pues bien si miramos históricamente desde 1.990 cada vez que esto sucedió tenemos los siguientes resultados:
 
-          Ha pasado 15 veces, antes que esta.
-          A la semana siguiente el 80% del tiempo se estaba alcista.
-          Al mes siguiente el 87%.
 
Pero a pesar de todo esto de la sobreventa, lo pasado en estos días, no se puede catalogar en la categoría de “sana corrección”. No sé que pasará a partir de ahora, el mercado lo dirá, pero que esta bajada ha metido más miedo en el cuerpo de lo que a primera vista parece, se puede ver en un indicador. El VVIX. ¿Y qué es esto? Pues está es la definición que da el CBOE en el lanzamiento del producto en 2012:
 
Every asset class deserves its own volatility index, including volatility itself. The VVIX Index is an indicator of the expected volatility of the 30-day forward price of the VIX®. This volatility drives nearby VIX® option prices. CBOE also calculates a term structure of VVIX for different VIX® expirations. The VVIX or any point on its term structure is calculated from a portfolio of VIX® options (VVIX portfolio) using the same algorithm used to calculate the VIX®. Approximate fair values of VIX® futures prices and their standard deviations are derived from the VVIX term structure. Selling a VVIX portfolio on a consistent basis can capture a volatility risk premium.
 
Vamos que sería la volatilidad de la volatilidad a 30 días, por decirlo así en plan bruto.
 
Pues bien, me llevé una gran sorpresa al ver este gráfico en Zero Hedge:
 
 
s3
 
Como ven parece sorprendente, pero la volatilidad de la volatilidad es más alta que incluso cuando lo de Lehman…
 
Creemos que vivimos tiempos diferentes en los mercados financieros, esta vez siempre es diferente, pero la realidad nos muestra que el espíritu humano siempre es el mismo. No se pierdan estas fotos que circulan por internet. Corresponden a dibujos que se publicaron hace 100 años ¿creen que ha cambiado algo?
 
Sobre la manipulación en las cotizaciones:
 
s4
 
Sobre la locura de la deuda:
 
s5
 
Sobre las impresoras de los bancos centrales:
 
s5
 
Fuente: Rudolf E. Havenstein (@RudyHavenstein)
 
Pues ya ven, nada nuevo, bajo el sol… todo sigue igual… por cierto lo de la desUE maquillando los PIB y el % de deuda sobre el PIB metiendo narcos, pilinguis y chaperos y armas, se merece otro dibujo para que lo vean dentro de 100 años…
 
Para terminar un vistazo a Japón…el claro ejemplo de que la bolsa no siempre sube…
 
Lean este artículo:
 
La Bolsa de Japón mantiene una tendencia bajista tras 25 años
 
 
Vean esta cita:
 
La burbuja inmobiliaria fue tan inmensa que desde 1955 a 1989 los bienes inmuebles se llegaron a multiplicar por 75 veces, hasta suponer el 20% de la riqueza mundial. En el momento antes del pinchazo La Bolsa de Japón registró un PER aproximado a 40 veces y  la valoración de las acciones de Tokyo era el 40% del valor mundial por lo que no hay precedentes en la historia de una burbuja tan intensa. Al final paso lo que pasa en todas las burbujas… que cuando nadie da un yen más y la euforia es máxima simplemente estallan.
 
Seguidamente ya se pueden imaginar lo que supuso el estallido de la burbuja… caída del precio de las acciones, lo que llevó al Nikkei 225 a depreciarse un 40%sólo en 1990, una caída continuada de los precios de los inmuebles que por efecto riqueza arrastraba por los suelos la demanda interna provocando deflación, una crisis bancaria que financió la burbuja, desplome  del crédito a familias y empresas y por último, un aumento en los sucesivos déficits públicos por los continuados planes de estímulos que incrementaron año tras año afectando al volumen total de deuda pública hasta alcanzar los actuales niveles por encima del 230% sobre el PIB.