El mercado está descontado que muy pronto el FED va dar por finalizado su ciclo de ajuste y que China y EEUU llegarán a un acuerdo.

Quiero comenzar destacando el fuerte aplanamiento que se produjo de la curva de tipos de interés del dólar en el tramo comprendido entre los 2 y los 10 años, durante la sesión del lunes.

El tramo entre los 2 y los 5 años se ha invertido. Lo mismo podemos decir del tramo entre los 3 y los 5 años.

Y la rentabilidad de los bonos a 10 años cerró ayer por debajo del 3%.

Este comportamiento de la curva de tipos probablemente nos está anticipando que la economía de los EEUU podría dirigirse a la recesión durante el año 2019, lo que hace muy probable que el FED se vea obligada bajar los tipos de interés en el año 2019 y 2020. A pesar de ello, el próximo 18 de diciembre se reúne el FOMC y se espera que sus miembros acuerden una nueva subida del tipo de interés de los fondos federales.

El recorte de los tipos de interés en 2019 y 2020, y el fin de la guerra comercial entre EEUU y China podrían impulsar al S&P 500 a la zona del 3.000.

 

Inversión de la curva de tipo de interés del dóilar

 

Desde primera hora de la mañana en Europa el futuro del S&P 500 en el Globex alcanzó la zona de resistencia de los 2.820. Y desde ese momento y hasta prácticamente el cierre se limitó a moverse lateralmente.

Se movió dentro de un rango muy estrecho: entre 2.820 y 2.770.

Un poco más abajo, se encuentra un soporte significativo, me refiero al 2.720-2.710, que cité en el comentario de ayer.

Por lo tanto, mientras el S&P 500 se mantenga por encima de 2.720, mantendremos una predisposición alcista a corto plazo.

En el NASDAQ 100 asistimos a un movimiento similar, apertura al alza, llegó hasta 7.050, y durante el resto de la sesión, movimiento lateral.

El soporte significativo en el caso del NASDAQ 100 lo situaremos en torno al 6.840. Por lo tanto, mientras se mantenga por encima de ese nivel mantendremos una predisposición bajista a corto plazo, con un objetivo próximo al 7.200, tal y como dije en el comentario de ayer.

El DAX llegó hasta el 11.570 y desde ese nivel se giró a la baja hasta marcar un mínimo en los niveles de la apertura, 11.431.

La zona del 11.570 es una resistencia importante. A corto plazo vamos a considerar como escenario más probable que se mueva entre la resistencia de los 11.570 y el soporte de los 11.431.

Ahora bien, mientras sea capaz de mantenerse por encima de 11.390, vamos a mantener una predisposición alcista y consideraremos como escenario más probable que intente dirigirse a corto plazo a la zona de los 11.570.

El IBEX abrió con hueco al alza, alcanzó el 9.264 y se giró a la baja, marcando un mínimo de la sesión en 9.156.

La zona de los 9.200 sigue siendo una barrera que le cuesta trabajo superar.

En el comentario de ayer dije que la zona 9.050-9.030 es una zona de soporte. Pues bien, vamos a considerar como escenario más probable que mientras se mantenga por encima de ella, lo más probable es que el IBEX intente de nuevo dirigirse a la zona de los 9.264.

Telefónica podría seguir liderando las subidas de la bolsa española y resulta muy probable que alcance la zona de los 8.40.

Repsol podría ayudar, si, como espero, el precio del petróleo continúa con su rebote hasta la zona de los 58$, me refiero al futuro de enero del Crude Oil (WTI).

La cotización de los bancos españoles está experimentando un rebote pero creo que es ruido.