Convertirnos en un trader de éxito no es fácil. Para lograrlo, lo primero que debemos decidir, una vez que tenemos los conocimientos necesarios sobre el sector y hemos elegido un bróker adecuado, es qué tipo de trading es el más conveniente para lograr nuestro objetivo.

Existen numerosos estilos pero vamos a detenernos en dos: el Scalping y elSwing trading.

El Scalping es un tipo de trading intradía que consiste en la apertura y cierre de posiciones en un espacio muy corto de tiempo que puede durar minutos e incluso segundos. El scalper opera con grandes volúmenes y generalmente con un elevado apalancamiento, tratando de obtener pequeñas rentabilidades con cada una de las operaciones que tiene abiertas.

Este tipo de trading se utiliza sobre todo en Forex, ya que es el mercado más líquido y volátil del mundo, una circunstancia que trata de aprovechar el scalper. Las órdenes se cierran y abren con tanta rapidez que es habitual que los traders usen robots Forex. Requiere un alto nivel de atención y tiempo y genera mucho estrés, por lo que es aconsejable que el trader analice si reúne los requisitos necesarios de templanza y de tiempo para adoptarla.

Uno de los indicadores técnicos más utilizados para Forex scalping es el de 1 minuto de Ichimoku, que, entre otras cosas, identiï¬Âca la dirección de la tendencia y mide el impulso, por lo que ofrece una información muy completa al trader. No obstante, existen otros indicadores adecuados al Scalping como las Bandas de Bollinger, Heiken Ashi Scalping o Fibonacci, entre otros.

 

 

 

Fuente: Metatrader 5, GBPUSD, M1, indicador Ichimoku

 

Un estilo más reflexivo

En contraposición al Scalping podemos encontrar el Swing trading, un estilo que mantiene posiciones en un periodo de tiempo mayor que en el Scalping, sin necesidad de tener que estar constantemente atento al mercado. Este tipo de trading, al ser también de corto plazo, ofrece oportunidades de entrada y no necesita un elevado apalancamiento comparado con el Scalping.

No obstante, el Swing trading tiene un factor en contra, y es que tiene que asumir el pago al bróker por mantener la posición abierta mientras el mercado está cerrado. Por este motivo, es más habitual que este tipo de trader opere en Forex, ya que permanece abierto las 24 horas del día de lunes a viernes. Además, como ya hemos comentado, las divisas son activos muy líquidos y muy volátiles y el Swing trading busca detectar tendencias para aprovechar las oscilaciones del mercado y obtener movimientos o cambios en el precio mayores que en las transacciones diarias, en un periodo de tiempo que puede superar la semana.

 

 

 

Fuente: Metatrader 5, GBPUSD, W, operación en corto con ST y TP

Es recomendable que para este tipo de operaciones se fijen Stop Loss, un límite de pérdidas en caso de que el mercado vaya en contra de nuestra posición, y Take Profit, la señal de recogida de beneficios. Además, se requiere paciencia y no tirar la toalla si en algún momento el mercado se vuelve en contra.

Tanto para el Scalping como para el Swing trading, la base está en los análisis técnicos, aunque no hay que descartar del todo el fundamental, sobre todo en el segundo caso.

Este tipo de estilos de corto plazo son más recomendables para traders profesionales que manejan con rapidez todas las herramientas de análisis técnico. Para llegar a serlo, lo más eficaz es, además de una gran disciplina, la formación a través de cursos impartidos por profesionales que enseñen con detalle cada tipo de estilo y sus riesgos. Además, para practicar tanto el Scalping como el Swing trading es aconsejable abrir cuentas demo que nos permitan saber si estamos preparados para llevarlos a cabo con dinero real.