A corto plazo, "cabe esperar una caída a zona de mínimos, en los 1.65-1.60 euros como primer objetivo a la vista", explica Sierra. Sólo apartir de este nivel "empezaríamos a tratar estrategias alcistas y compradoras pero hasta entonces no tenemos viso de que la compañía cierre esa figura", concluye.