Nos aproximamos al manido referéndum de permanencia del Reino Unido en la UE y, a medida que la opción de permanencia o Bremain gana enteros, comienza a revertirse el movimiento de aversión al riesgo al que asistimos la semana pasada.
 
Oro en gráfico semanal con oscilador MACD y estocástico lento
Fuente: VisualChart y elaboración propia

Uno de los activos refugios clásicos, el oro, se ha quedado estancado después de superar puntualmente los máximos establecidos en MAY16 y ENE15. De esta manera, asistimos a un frenazo del impulso que parte del mínimo de MAY16 situado en 1.951,59 que se produce a la altura de resistencias significativas. Todo ello con unos osciladores de precios (MACD y estocástico) en diferentes marcos temporales presentando niveles de sobrecompra elevados y dentro de una tendencia bajista primaria que identificamos en el gráfico con una directriz que une los mínimos significativos del ejercicio 2011 y 2012.
 
Oro en gráfico diario con oscilador MACD y oscilador estocástico lento
Fuente: VisualChart y elaboración propia

En resumidas cuentas, la combinación actual de tendencia bajista primaria, proximidad a resistencias clave y sobrecompra favorece una corrección del precio. La menor demanda y el cierre de posiciones refugio en el caso de Bremain, victoria de la permanencia del Reino Unido en la UE, puede ser un catalizador para esta corrección que dejaría al precio sin apoyo significativo hasta la zona 1.199,75 / 1.191,59. Un escenario que desde una perspectiva técnica podría mantenerse mientras no viésemos cierres por encima de 1.345,45 que es aproximación de la directriz bajista de largo plazo trazada en el gráfico.

Para aprovechar el movimiento a la baja en el precio del Oro el inversor podría utilizar un Warrant PUT 1000 $ sobre ORO con vencimiento en Diciembre de 2016 y Precio de ejercicio 1.000 dólares o de Un Warrant PUT sobre el Oro con vencimiento Diciembre de 2017 y precio de ejercicio 1.000 $. Los Warrants permiten un posicionamiento apalancado a través de un Producto Cotizado en el que existe un creador de mercado que garantiza la liquidez durante toda la sesión y en el que no es necesario el depósito de garantías al ser la máxima pérdida la inversión inicial. Los Warrants se negocian a través de una cuenta de valores en cualquier intermediario financiero.