El titular se lo he tomado a Ray Dalio, fundador de la firma de inversiones Bridgewater Associates, uno de los “hedge funds” más grandes del mundo.

Dalio considera que existe un notable riesgo para las bolas y para la economía global.

 

El resultado de la suma propuesta por Dalio lo conoceremos en los próximos 3 a 5 años, ahora bien es evidente que los riesgos se han disparado. La situación recuerda mucho a la de los años 30. 

Los banqueros centrales han perdido el control. Draghi ha dicho que está dispuesto a volver a poner en marcha el programa de recompra de deuda, pero no ha dado detalles y ha aplazado la contestación al mes de marzo. Es una prueba evidente de que los banqueros centrales están muy perdidos.

Esta semana está llena de acontecimientos.

Hemos comenzado el lunes con palabras de Draghi, el miércoles tendremos noticias de la reunión del FOMC en la rueda de prensa de Powell. No se esperan cambios en los tipos de interés pero, tras el artículo del "Wall Street Journal" del pasado 25 de enero, toda la atención estará centrada en lo que puedan decir respecto a la reducción del balance del FED.

Además, se publicará numerosa información "macro": datos del mercado laboral en los EEUU, una primera estimación del crecimiento del PIB del cuarto trimestre de los EEUU y el IPC subyacente.

El viceprimer ministro chino, Liu He, tiene previsto visitar el miércoles Washington, donde se reunirá con el secretario del Tesoro Mnuchin y el Representante de Comercio de los EE. UU.

Y, por si fuera poco, 123 compañías del S&P 500 facilitarán los resultados del cuarto trimestre a lo largo de la semana. Entre ellas se encuentran Caterpillar el lunes, Apple, Pfizer y SAP el martes, Microsoft, Facebook, Boeing y Alibaba el miércoles, Amazon y Samsung el jueves, y el viernes, tenemos Exxon Mobil, Chevron, Merck y Sony.

Los resultados publicados por Cartepillar fueron decepcionantes. Caterpillar se considera un referente para el comercio mundial dada la exposición de la compañía a los mercados internacionales. Sus ventas en la región de "Asia / Pacífico" cayeron en el cuarto trimestre por la menor demanda en China, lo que confirma la fuerte desaceleración económica que está experimentando la economía china.

A pesar de la fuerte caída experimentada por el precio de las acciones de Caterpillar, no perforó los mínimos que marcó en octubre y se mantuvo por encima de los niveles que alcanzó en diciembre.

Nvidia cerró con un descenso del 13,8%, pero por encima de los mínimos del 24 de diciembre.

Si tenemos en cuenta el flujo de información que va a llegar a los mercados a lo largo de esta semana, en un momento en el que desde un punto de vista gráfico los índices se encuentran cerca de sus primeras zonas de resistencia significativas, podemos concluir que es lógico que se haya producido una oleada vendedora.

Y si además nos encontramos con que durante la presente semana se registrará el menor nivel de compras procedentes de los programas de recompra aprobados, resulta muy probable que las ventas encuentren su contrapartida pero a precios más bajos, precisamente por esa menor liquidez.

Ahora bien, si nos fijamos en el S&P 500 podemos apreciar que no ha corrido la sangre. El S&P 500 se ha quedado claramente por encima de la primera zona de soporte, zona de los 2.580. En la sesión del lunes el S&P 500 llegó al 2.621 y desde ese nivel rebotó.

Si nos fijamos en el gráfico, podemos ver que desde el 18 de enero de 2019 está desplegando un movimiento lateral que ha contenido al precio entre 2.676 y 2.612. 

Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que esté desplegando una pequeña fase correctiva dentro de la tendencia alcista de corto plazo. Así que, en mi opinión, el escenario más probable es que aún falta por desplegarse un tramo al alza cuyo objetivo de precio probablemente se encontrara ligeramente por encima de 2.700.

El DAX cerró con descensos pero no cubrió el hueco al alza que dejó el pasado viernes. Por ese motivo, vamos a considerar como escenario más probable que retome la senda alcista.

El IBEX se mostró más débil, pero no perforó ningún soporte significativo. Por ello, sigo pensando que está desplegando un movimiento lateral antes de desplegar un nuevo tramo al alza.