Así se reflejó en la enloquecida jornada del primero de Junio. Duras caídas durante la mañana (en la que el euro marcó nuevos mínimos anuales), ésta vez por rumores de bajada del rating de Francia. Tras los buenos datos del ISM manufacturero y los gastos de construcción USA, los índices rebotaron casi en vertical recuperando todas las pérdidas... para regresar de nuevo a ellas al cierre de Wall St., donde volvieron a aparecer las ventas duras.

Afortunadamente el gráfico nos permite clarificar la situación:

EUROSTOXX 4 horas



Vemos claramente que el rebote de ayer se paró justo en la bajista, que una vez más actuó como un muro infranqueable. Tras el rechazo, el Eurostoxx perdió de nuevo la media de 50 y volvió al soporte de 2.550 y a la Bollinger inferior. Por tanto, seguimos sin saber si la corrección A-B-C terminó en 2.450 o aún está en proceso. De ser esto último (escenario rojo), el objetivo sería el 2.400.

Si el A-B-C ya se completó, ahora podría estar dibujando la sub-onda 2 de un impulso alcista (escenario verde), o un triángulo (escenario azul). El escenario azul nos parece el más probable en este momento: el fuerte rechazo de ayer bien pudiera tener continuidad hasta el 2.500, pero del lado de los alcistas tenemos a un EUR/USD que no sube, pero que tampoco pierde soportes, un Bund que ha subido demasiado y un VIX que marcó una clara figura de vuelta en 48.

Quizás el mercado está esperando al importante dato de empleo mensual del viernes para decidirse a romper o no el canal bajista.

Para el intradía durante la sesión de hoy, el 2.550 (aunque no lo sea) actuará a modo de pivot: si lo respeta podemos buscar un rebote, pero si lo pierde el 2.500 sería el objetivo a buscar.