Esta semana hemos visto el primer aviso. ¿ Hasta qué punto podía continuar esta espiral alcista apoyada por una liquidez basada exclusivamente en un endeudamiento irracional de los Estados? Ahora no estamos hablando de la crisis de la deuda hipotecaria, sino de la crisis de la deuda soberana: son palabras mayores. No queda muy lejos la crisis del 87-89, y aquello se debió "simplemente" al default de paises económicamente poco relevantes entonces, como eran los emergentes asiáticos y Rusia. Ahora se está cuestionando la solvencia de los paises mediterráneos de la UE... el guión ya está escrito, e ignorarlo es de necios: tras Grecia y Portugal, los siguientes en entrar en escena seremos nosotros. Luego Italia, y finalmente el Reino Unido. Cuando comience el ataque a UK, en ese momento comenzará la destructiva onda 3 de Elliot, de un recuento A-B-C que  hasta la semana pasada, estando en la cresta de la onda B, era dificil de asimilar. Pero si este es el inicio de la onda C en los mercados bursátiles, el desenlace es inevitable. No hay más que ver lo ocurrido con el euro cuando en Diciembre del 2009 inició su respectiva onda C (ver el gráfico de mi artículo de primeros de año al respecto)

He hablado de "ataques"... ahora parece que son los especuladores los causantes de todo (o un trader que se equivoca de tecla... absurdo). Pero los políticos se engañan (y nos pretenden engañar) confundiendo la palabra "especuladores" con "inversores", o quizás mejor, "prestamistas". Cuando hay serias dudas de que un pais sea capaz de cumplir los pagos de su deuda... ¿quién quiere esa deuda?

Lo realmente preocupante no es volver a ver al Ibex en 7.000 (desde los 12.000 ya lleva recorrido más de la mitad del camino), sino la dureza a nivel social de los tiempos que nos esperan, cuando los ajustes se traduzcan en 5 ó 6 millones de parados, subidas de impuestos, recortes de sueldos, recortes de prestaciones sociales, conflictividad social y laboral... en fin, los que hemos vivido en España al principio de la década de los 80 sabemos bien de que estamos hablando. Ojalá me equivoque, por el bien de todos. Nuestra única esperanza, como en la crisis de los 80, es que las economías de USA y Alemania se recuperen con la suficiente fuerza como para tirar del carro de todos nosotros. Incluso en tal caso, nos esperan a los españoles un par de años duros.

A nivel busátil, el siguiente gráfico, cortesía del blog de Boston Wealth, muestra la situación con dramática claridad:

Nadie sabe si la burbuja actual terminó el mes pasado en el 1.200 del SP. Pero en mi caso no hay duda de que es una burbuja. Desde aquí y ahora, o desde el 1.500 del SP y dentro de unos meses, se iniciará la onda correctiva correspondiente a toda burbuja... y volveremos a ver el 600 del SP. ¿ O es que esta vez va a ser diferente ? Me temo que no. El pasado es importante en los mercados financieros, porque éstos se mueven en función de la psicología humana (como bien sabía Elliot)... y ésta no ha cambiado en los últimos 10, 20 o 100 años.

Pero volvamos a los gráficos, que es lo nuestro, y no confundamos el medio y largo plazo con lo más inmediato.

EUROSTOXX diario


Mucho ha cambiado desde nuestro último informe, de hace dos semanas. Allí decíamos que esperábamos que las medias de 200 sesiones limitaran las caidas. Pero no fue así, y su perforación generó la señal de cortos, que convendría haber cerrado ayer u hoy bajo el 2.500.

Tras el velón de ayer, el escenario más probable por análisis técnico es el siguiente
: hoy viernes se dibujaría un doji de largas sombras inferior y superior, o quizás un martillo ascendente. Y la vela del lunes como muy tarde debiera meterse de nuevo dentro de la banda de Bollinger. Por tanto, es previsible un rebote, que tras las convulsiones propias de la alta volatilidad, quizás llegue al 2.700-2.750 a lo largo de la semana que viene. Y desde allí se iniciaría una nueva onda correctiva.

¿ Qué estrategia swing inter-día plantear para dicho escenario ?La zona de 2.450-2.500 puede ser buena para abrir posiciones largas, buscando el rebote. Si el rebote ocurre, empezar a tomar beneficios progresivos en la zona de 2.600-2.750, y siempre siguiendo a la cotización con un stop-profit. En dicha zona (2.600-2.750) empezaríamos a abrir cortos de manera progresiva, tímidamente al principio y más agresivamente a partir del 2.700. Stop de largos bajo los mínimos de ayer, y stop de cortos sobre la directriz azul pintada en el gráfico.

Debemos ser muy prudentes con la gestión del riesgo de nuestras posiciones, porque con la subida de volatilidad, los movimientos serán amplios y violentos. Por tanto, los que operen con futuros deben usar la mitad o menos de los contratos usados hasta ahora, y siempre stop físico. En estos entornos de alta volatilidad no es mala opción usar opciones, valga la redundancia, sobre todo para los cortos. Si llega a la zona de zona de 2.600-2.750 recomiendo abrir cortos acumulando Puts strike 2.500 vencimiento Junio, esperando una visita al 2.250 antes de finales de Mayo.