Anal Rafels, analista de Bolsacash, observa que “el Ibex 35 tuvo una reacción alcista desde marzo a enero de este año, momento en el inició una tendencia bajista de máximos y mínimos decrecientes”. Además, cree que “el impulso alcista iniciado a principios de junio es suficiente para hacer un nuevo testeo, si bien, la verticalidad habría que corregirla porque es mayor de lo que creíamos”.

“En el último movimiento bajista, en el que se dejó casi 3.000 puntos, -continúa Rafels- ha recuperado bastante y ha ido a buscar una zona de resistencias importantes en los 10.200 puntos, que superó al alza y luego se volvió a la baja, si bien, soportó la zona de 9.500-9.550”. Recientemente “acaba de marcar un máximo que hace pensar que puede ir a atacar zonas de resistencia como son 10.400-10.550”. Pero, atención, porque “esta última zona frenará al índice” y no descarta una vuelta en estos niveles pues, “la zona de los 8.800-10.200 podría actuar como zona de distribución. Mientras no se demuestre lo contrario, esta distribución va a tener prolongación pero, en los 10.500 puede volverse a buscar los 9.950 puntos y los 9.800”.