Un viernes como hoy, hace exactamente un año, el 6 de Marzo de 2009, el SP marcó un mínimo en 666. En aquellos días todo era desesperanza en los mercados financieros, y nadie podía imaginar que un año después el SP cotizaría casi al doble de su valor. Hoy en cambio reina el optimismo y parece que cualquier problema tiene solución, no importa a qué precio. Pero el precio sí importa y tarde o temprano habrá que pagarlo.

Retóricas aparte, fijémonos en el gráfico, que es lo que realmente nos importa.

SP500 diario



Ayer los mercados europeos abrieron con gap bajista, y tras los martillos invertidos de las dos sesiones previas, el gap bien pudiera haber sido un gap de rotura bajista. Pero no fue así, y los índices poco a poco recuperaron las pérdidas y cerraron en positivo, cerca de máximos. El SP lleva tres jornadas encajonado en un rango de 12 puntos (1.113-1.125), en una consolidación previa al importante dato de paro USA de hoy. Probablemente este dato servirá de catalizador para una ruptura del rango en un sentido u otro.

Si el SP rompe por arriba (escenario verde), el objetivo sería el siguiente nivel de resistencia: 1.130. Por abajo el soporte está en 1.113, que además hoy coincide con la parte inferior del canal alcista. Por tanto, no les será facil a los bajistas perforar ese nivel, pero si lo hacen, la caida fácilmente puede ser de 10-15 puntos (escenario rojo). La tercera opción (escenario azul) es que se respete el rango lateral actual.

Por tanto, la reacción al dato de paro de las 14:30 decidirá, y no es posible preverla de antemano. Los analistas esperan un dato  de -50.000 empleos, peor que los -20.000 de Enero.

Hay varias señales que sugieren una ruptura bajista: el estocástico del gráfico diario muestra divergencias bajistas y curiosamente ayer se giró, a pesar de las subidas. Desde el 1.100 se está subiendo con muy poco volumen, pero bueno, eso es lo habitual. La volatilidad (VIX) está en zona de fuerte soporte y con divergencias alcistas en los indicadores. Y ayer el EUR/USD fue rechazado con violencia en el 1,37, abortando así un prometedor rebote. Pero por encima de todo, la tendencia a corto es alcista, y no hay que olvidarlo.