Simón Pérez, director de Inversiones de SLM Inversiones, reconoce, en plena corrección del Ibex 35, que se encuentran en plena rotación de carteras. 

“Ya han llegado las señales que hacen pensar en una vuelta del riesgo. Hay una volatilidad importante en según qué activos. Redujimos nuestra exposición a Portugal hace más de un mes. Hay señales que invitan a pensar que esto puede ser una corrección más de medio plazo.

Es momento de gestionarla. Si una persona está 100% en cash es momento de empezar a comprar. Una persona que estuviera 100% en bolsa debería rebajar hasta un 50%/40%, recogemos velas para que si viene la tormenta no nos coja con toda la carne en el asador.

Aún así, seguimos estando muy positivos sobre la recuperación y viendo al Ibex en los 12.000 en el año 2015. Mantenemos gran parte de las inversiones, pero reducimos RV y algo Europa. Hay que seguir en Europa, pero no con tanto ímpetu”.

Espírito Santo sigue desplomándose en bolsa y vosotros teníais bonos en cartera…
“Banco Espírito Santo es el que está menos afectado. Luego estaría el holding industrial y financiero de la familia donde hay cierta desconfianza y el problema está en la matriz de Luxemburgo.

Los que no llevan la palabra son los bonos que más perjudicados han salido. Cuidado con las bolsas europeas y, entre ellas, especialmente las bolsas europeas.

Deberíamos reducir la exposición a la banca en nuestras carteras.”

Hemos conocido datos macro bastante reveladores esta semana en Europa, ¿tanto está afectando esta situación a las bolsas?
“Hay diversos factores. Los datos macro ciertamente han empeorado. A nosotros nos preocupan, por ejemplo, los datos de pedidos de fábrica, la confianza en Alemania o en USA, porque son indicadores adelantados. Esto indica que a dos/tres meses vista las bolsas podrían corregir. La macro está aportando un pequeño punto negativo.

En la temporada de resultados es donde está la clave."

¿Qué tendría en cartera?
“Estaría entrando en sectores menos cíclicos, ahora preferimos sector alimentación, telecos y energía.

Somos activos en divisas.

Estamos saliendo de bonos europeos y entrando en los estadounidenses y de emergentes, como puede ser de compañías como Gazprom o Petrobras.

Mantenemos un 5/10% en la bolsa japonesa. Cada vez menos en Europa y más en emergentes”.