Las bolsas estadounidenses están reaccionando negativamente a las resultados empresariales, pero el S&P 500 sigue manteniéndose por encima del primer soporte relevante, 2.690.

Tras una apertura al alza, el S&P 500 respetó el primer soporte situado en la zona 2.750.

El soporte más significativo es el situado en torno a 2.690.

Si el S&P 500 perforase el 2.750, entonces muy probablemente se encaminaría hacia el 2.690. El S&P 500 se está moviendo lateralmente por encima de 2.690, tal y como hemos dicho en comentarios anteriores.

El NASDAQ 100 se movió dentro de un rango muy estrecho por encima de 7.080. La perforación de ese nivel sería un signo de debilidad.

La estructura de los futuros sobre el VIX sigue presentando pendiente negativa, lo que hace más probable la perforación del 2.750.

Quedan 8 días para que acabe el mes de octubre. Por este motivo es probable que los programas de recompra de acciones entren de nuevo en funcionamiento. Este hecho hace más probable que se produzca un rebote antes de que finalice el mes.

Las bolsas estadounidenses tienen que digerir la desaceleración económica global, la subida de los tipos de interés, la guerra comercial y la contracción de la oferta monetaria global. Probablemente el impacto de todos estos factores sobre la marcha de la economía de los EEUU tomará cierto tiempo. Ahora bien, el sector que sigue desplomándose es el sector de la construcción.

Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 se mueva de forma lateral durante el año 2018. En mi opinión, es improbable que inicie una tendencia bajista.