Asistimos a una sesión de menos a más que nos deja una formación de giro al alza denominada martillo. La figura nos parece insuficiente para dar por finalizada la tendencia bajista de corto plazo.

 
Cambio de patrón. En esta ocasión, la jornada comienza con un amplio hueco a la baja que se traduce en amplias caídas a media sesión que llegan a superar el 3,5% dejando un nuevo mínimo anual en 8.662 puntos. La segunda parte de la jornada es la positiva y con una escalada que nos aleja con fuerza del mínimo. El resultado final una vela diaria con una amplia sombre por la parte inferior y un cuerpo reducido que se denomina martillo (ver “Martillo en el Centro de conocimiento”). Sus implicaciones son de giro al alza o de cambio de tendencia y debería confirmarse en la próxima jornada con una consolidación a cierre por encima del máximo de la sesión actual situado en 8.854.
 
Ibex 35 en gráfico de barras diario con Rango de variación medio en porcentaje y volumen de contratación

Fuente: VisualChart y elaboración propia

Estamos ante un martillo para la esperanza pues la lista en el lado negativo continúa siendo amplia.  No olvidemos que la sesión ha terminado en pérdidas y que la tendencia bajista se encuentra instalada en los marcos temporales con los que trabajamos: corto, medio y largo plazo. Por otro lado, la volatilidad continúa siendo elevada y escalando posiciones superando en algunos marcos temporales máximos recientes. Por último, a nivel intradiario, podríamos estar ante un simple “pullback” o vuelta a la anterior zona de soporte y actual resistencia comprendida entre 8.836 y 8.819.
 
Ibex 35 en gráfico de 60 minutos con rango de variación media en términos porcentuales y oscilador MACD

Fuente: VisualChart y elaboración propia

En definitiva, el martillo nos parece insuficiente para dar por finalizada la tendencia bajista de corto plazo. De esta manera, las posiciones largas tienen que esperar a un giro a corto plazo que tenga algo de fiabilidad. Una superación del máximo de hoy, 8.854, a cierre de sesión y con un volumen de contratación que continúe repuntando sería un buen primer paso. Mientras tanto, el lado corto de mercado nos parece el apropiado.