Roberto Moro, analista técnico de Apta Negocios, analiza la situación actual de los mercados y el momento técnico que viven varios de los valores más comentados.
¿Qué hay que hacer con Abengoa después de lo que ha sucedido?

Me imagino que el 90% de quienes estén ahora mismo en Abengoa estén en pérdidas. Serían bien pocos los que puedan decir lo contario. Por tanto, decirle a cada cual lo que tiene que hacer cuando a lo mejor su pérdida supera el 70% u 80% es realmente complicado. Desde luego yo no puedo hablar más del aspecto que pueda tener y está claro que se cierra por debajo de 0,71 euros, entra en caída libre, con lo cual que cada uno extraiga las conclusiones que pueda. Pinta muy mal la verdad. Aquí mencionamos que incluso veíamos complicado lo de la ampliación, más por ese importe. En fin, no quiero echar más leña al fuego. Lo que cada cual pueda hacer es complicado.

Pero en general el futuro lo augura negativo…

Si ya estaba negativo pues imagínese a partir de ahora. El aspecto no puede ser peor.

A quién también puede afectar es a los acreedores de Abengoa…

De hecho ya está sucediendo en la jornada de hoy. Vemos que pese a que va a más la jornada, al menos no tan a negativa, la verdad es que el sector financiero está padeciendo. Sobre todo aquellos que acumulan más deuda con Abengoa. Véase Santander, véase Caixabank o el propio Bankia. El que más cae es Popular dentro de la banca. Pero la verdad es que no hay ningún solo título del sector financiero que podamos decir que esté relativamente bien. El Aspecto técnico de todos ellos es el que mejor neutral, nefasto.

Si lo peor se produce, ¿cómo les afectaría a las entidades bancarias, sobre todo a aquellas que tienen peso dentro de Abengoa?

El mercado las está castigando pero no especialmente. Estamos hablando de cifras que para Santander son de 1.500 millones de exposición, para Caixabank de 500 millones de euros, Bankia unos 300. Son cifras relativamente asumibles. Entonces probablemente les afecte en el muy corto plazo y que el devenir del conjunto de la banca vaya a depender más del contexto en general para el que hoy no somos especialmente optimistas que de noticias en particular como puede ser la de Abengoa.

Yéndonos al Ibex 35 sigue enquistado en los niveles desde la caída que vimos en agosto. ¿Qué panorama podemos ver de aquí a final de año?

Probablemente el factor de las elecciones es un factor que al Ibex 35 le esté penalizando, sobre todo en el terreno de la incertidumbre, que es de lo que más penaliza a los inversores. Esta mañana lo he estado contando a mano y con la de hoy son 36 jornadas seguidas moviéndonos en un rango entre 10.000 y en precios de cierre 10.475. Es decir, algo desacostumbrado y que da una idea de esa sensación de indefinición que nos transmite el conjunto del mercado. Mucho más acusado en el caso del Ibex 35 y con unas volatilidades de un 4,5%. Pero las volatilidades intradiarias hacen que muchos de los títulos que podemos tener en cartera nos ejecuten sin ningún motivo. Esto da pie a pensar que lo mejor es estar al margen y esperar. Hasta que no sepamos el resolución y fijarnos en el corto plazo y poco más. Por ejemplo en el caso del mercado español solo hay un título que a mí me parezca interesante que es Grifols, mientras aguante por encima de 42 euros. Los demás no están para mojarse.

Pueden ser interesantes también Volkswagen que rompe resistencias de corto plazo con resistencias en 112 euros. Mientras aguante por encima me parece interesante. En mercado americano desde luego Home Depot. No solo aguantar sino los que se puedan incorporar. Luego tenemos a Amazon, Nike o eBay.

¿Qué aspecto técnico tiene IAG?

Si tuviera posiciones en IAG la zona que no debería perder en precios de cierre es 7,50. Eso sería el mínimo relativo importante anterior. Al propio tiempo es la zona que supone el 0,5% de toda la subida desde los 6,47. Esa me parecería una buena zona bien de compras, bien de beneficios. Por el contrario, y aunque ahora le diera por tirar, a mí no me parece atractivo para comprar teniendo tan cercano sus máximos históricos. Zonas que recordemos que ha tocado en el último año 11 veces la zona de 8,50 euros. Solo en precios de cierre ha sido capaz de cerrar por encima y un poco margen porcentual. Es una resistencia de tal calibre que yo tampoco me atrevería a comprar. Si lo supera entra en otra nueva dinámica de máximos históricos así que en ese caso perfecto.

Repsol es otra de las compañías que está generando la atención en los últimos meses y sobre todo desde la caída del precio del petróleo. ¿Cuál es la perspectiva técnica de Repsol?

Semipensionista. Yo no sé si sube o baja. Evidentemente la tendencia de medio plazo no puede ser otra que bajista. La de corto plazo, de total indefinición. Si nos fijamos en el gráfico está haciendo un tremendo lateral entre 11 y 12,80. Lo tenemos en 12,15. No voy a decir que quidistante de ambos niveles pero poco más. El problema es primero tomar la decisión si ahora hay que comprar o vender, cosa que a mí el gráfico ahora no me transmite absolutamente nada. Pero sobre todo y mucho más importante, dónde y con qué criterios sitúo un stop loss apropiado. No lo hay. Por lo tanto, la situación actual da para mantener pero no para nada más.

El oro es otro de los activos que está interesando con toda la caída que lleva acumulando. ¿Qué visión tiene para el oro?

La zona de 1.160 en un principio era un buen soporte porque era el 0,18% de toda la subida que había tenido desde 686. Ese ya lo ha perdido y el filtro a ese nivel lo está suponiendo la base del tremendo canal en el que está metido el precio desde mediados de 2007, aproximadamente. Y recordemos que este título funciona muy bien en base a canales. En esta situación la base del canal la tiene en 1.060. Desde ahí está tratando de construir un rebote creo que se podrían tomar posiciones en un momento actual largas solo en la medida que aguante en precios de cierre por encima de 1.060 dólares, con el filtro correspondiente, con lo cual hablaríamos de la zona de los 1.045 aproximadamente. El oro por debajo de los 1.045 podría irse a objetivos de 900 dólares.