Como no podía ser de otra manera si observamos el gráfico del selectivo español, el IBEX 35, la estructura de precios es exactamente la misma que los títulos del Banco Santander, ambos son un calco.

No olvidemos la estrecha correlación entre ambos subyacentes. En el caso que nos ocupa cerrar por encima de los 8,50 €, el máximo relativo anterior, nos estaría generando también una interesante señal de continuidad alcista tras confirmar una pauta de vuelta en “cabeza y hombros” invertido con fuertes implicaciones alcistas para el precio.

De hecho la teoría dice que debería subir, como mínimo, la altura de la cabeza y ello le llevaría a buscar la directriz bajista de medio plazo, en estos momentos en los 9,40 €. A nivel empresarial acabamos de conocer que “Macquarie” ha rebajado el precio objetivo de Santander desde 8,9 a 7,7 euros por acción, con consejo de infraponderar.

Por otro lado el pasado jueves conocimos que el vicepresidente segundo y consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, comentaba que a día de hoy que "no existía riesgo" probable de que España pudiera necesitar ser rescatada económicamente por la Unión Europea.