Los expertos de Morningstar han mejorado el precio objetivo del banco que preside Ana Patricia Botín hasta situarlo en 5,04 euros por acción.
 
Con este precio, en la firma ven un potencial de revalorización de las acciones de la entidad de  casi un 35% con respecto al precio en el que cotizan hoy mismo. Este objetivo está por encima de la media del consenso, que sitúa esta cota en 4,40 euros por acción.

En lo que va de año, las acciones del Santander se dejan alrededor de un 16% arrastrado por una multitud de problemas en el sector, aunque los principales son la falta de rentabilidad del negocio en un entorno de bajos tipos de interés y el brexit. Hay que recordar que el banco tiene casi una tercera parte de sus activos en las islas británicas.

Aunque por ahora la sangría del brexit se ha parado, habrá que ver cuáles son las consecuencias de la salida del Reino Unido de Europa y su impacto en el negocio.

En este entorno, las acciones de la firma se dejan un 16% en lo que va de año. De todas los analistas que siguen la compañía seis apuestan por comprar, once por mantener y solo dos optan por las ventas.
Ayer, precisamente, Credit Suisse tomaba la decisión totalmente opuesta, la de seguir empeorado sus objetivos para situarlos cerca de los niveles actuales de cotización del banco.

En este contexto, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan el valor en fase bajista con una puntuación de 1 en una escala que val del 0 al 10 y en el que apenas se pueden apreciar métricas positivas para el Santander en los próximos meses.

Santander