Ayer Banco Popular sufría, como otro más, la debacle de la renta variable europea dejando malherido su gráfico, lo que hoy anima a los brokers a vender posiciones. Además, Gamesa, valor que parecía que iba a protagonizar otro escape al alza, ha vuelto a defraudar.


Ayer Banco Popular se convertía en uno de los bancos más penalizados de nuestro mercado. El miedo al efecto contagio de los problemas financieros de Banco Espirito Santo al resto de financieras europeas se llevó por delante un buen trecho del precio de Popular. Además, la entidad también decidió ayer aplazar la emisión de “Cocos” que tenía prevista ante las “débiles” condiciones del mercado. El banco pretendía colocar 750 millones en bonos convertibles a 5 años. Por todo ello, los expertos de Carax-Alphavalue se vuelven susceptibles con el potencial de Popular y aconsejan vender posiciones pues, de hecho, creen que en próximos meses retrocederá hasta los 4,24 euros.

Otra compañía que ayer se echó para atrás a la hora de emitir deuda debido a las turbulencias del mercado fue ACS. Hoy los expertos de Carax también aconsejan reducir posiciones y fijan el precio objetivo en 32,40 euros, por encima, no obstante, de la cotización actual, aunque sin llegar a los máximos históricos que marcó en 33,67 euros en junio.

Otro valor que sufre un serio tajo en su recomendación es Gamesa. Los brokers de HSBC reducen su consejo sobre la compañía de sobreponderar a neutral, después de que no lograra llevar a cabo un escape por encima de los 8 euros, como parecía profetizar su gráfico.

También recibe un recorte de recomendación Abertis. La constructora pasa de netural a infraponderar para JP Morgan.

Y, pese al fuerte castigo que sufre la cotización de Abengoa B desde que regresara al Ibex 35, los expertos de Carax se animan a recomendar comprarla. Quizás el castigo ha sido excesivo y, por ello, creen que irá a marcar máximos históricos en 4,55 euros, más allá de los actuales 4,30 euros.