El oro sube con fuerza tras conocerse que el próximo presidente de Estados Unidos será el más extravagante y xenófobo que va a tener este país. Donald Trump era el candidato menos querido por los mercados por todos los obstáculos que podría suponer para la economía su próximo mandato y eso hoy se ha traducido en un fuerte repute del metal precioso.
 
Aunque a esta hora el oro sube algo más de un 3,5% ha llegado a subir alrededor de un 5% conforme se iban conociendo los asombrosos resultados. Una revalorización que supone la mayor en cinco semanas, ya que los inversores buscan refugio y ahora este metal es de los pocos activos que podrían proporcionárselo. 

 “Una Victoria de Trump elevará los precios del oro porque los inversores buscarán un activo refugio, como ocurrió durante el brexit. Las mineras de oro podrían beneficiarse, ya que tienen una beta de 2,4 veces con el oro”, dice James Butterfill, , director de análisis y estrategias de inversión de ETF Securities.

 
Hay que recordar que el oro experimentó la mayor subida diaria de su historia  al apuntarse un 8% el pasado 24 de junio, cuando se confirmó otro acontecimiento inimaginable, el brexit.  En estos momentos anteriores a la apertura de los mercados, el oro cotiza por encima de 1.340 dólares por onza.

De hecho, este es el gráfico del comportamiento del precio del oro. Se observa cierta estabilidad hasta poco antes de las dos de la mañana, cuando se vio con claridad que el candidato republicano tenía posibilidades de ocupar el despacho oval de la Casa Blanca.

oro

Con este resultado, los expertos prevén un aumento de la volatilidad en los mercados y caídas de los mercados. Es decir, que actúen en modo pánico y eso es lo que ha provocado este comportamiento.

Lo que ocurra a partir de ahora en los mercados es una auténtica incógnita, ya que hay expertos que prevén, incluso, que la incertidumbre que probablemente se lleve a cabo en los mercados podría frenar la próxima subida de tipos de interés que se esperaba para el próximo 14 de diciembre. La FED ya se reprimió tras los resultados del primer cisne negro de este año, el brexit. 

James Butterfill  explica que “el presidente electo ha sido muy crítico con las políticas expansivas de la FED y podríamos ver un gobernador más hawkish cuando acabe el mandato de Janet Yellen Los inversores podrían reaccionar negativamente a esta inestabilidad monetaria”.