Con 85 años el gurú de los mercados más famoso de la historia es el tercer hombre más rico del mundo con una fortuna de casi 73.000 millones de dólares, según los últimos datos de la lista de Forbes. Por lo tanto, si hay alguien que puede arrogarse la capacidad de dar consejo sobre dinero es alguien que lleva más de 50 años en el negocio financiero y, al parecer, con bastante éxito y olfato para decidir dónde invertir nuestro dinero.
 
Sobre todo a largo plazo porque Buffett  no se conoce por ser un cazador de oportunidades de trading, sino que tiene la vista puesta en un horizonte de muchos años. Quizá por eso ha dicho en más de una ocasión que los episodios de alta volatilidad como la que viven los mercados en estos momentos no le preocupan en absoluto; es más, los ve como una oportunidad.
 
En la última carta dirigida a los inversores durante la junta de accionistas de Berkshire Hathaway el Oráculo de Omaha decía “si se teme la volatilidad de los precios y la ven como una medida de riesgo podrían, irónicamente, terminar haciendo algunas cosas muy arriesgadas. Que recuerden a aquellos que hace seis años preconizaban caídas de la bolsa y aconsejaban invertir en bonos del estado o depósitos bancarios. La gente que siguió este sermón  están ahora recibiendo una miseria comparada con las sumas que  esperaban para poder financiar una  buena jubilación”, apuntaba.
 
Para Warren Buffett obtener beneficios e ingresos para nuestra vida es tan fácil como “comprar un fondo de bajo coste  cuyos dividendos tengan tendencia ascendente a lo largo de los años y cuyo principal pueda subir también –con muchas subidas y bajadas, eso está claro-“, dice Buffett.
 
No es la primera vez que el octogenario inversor glosa las bondades de este tipo de fondos normalmente referenciados a la evolución de algún índice; en su caso normalmente al S&P 500.  Hace años dijo que había aconsejado a su familia invertir parte de su herencia una vez que él hubiera fallecido en este tipo de vehículos de inversión. De hecho, es el que usa en su curiosa competición con los gestores del  hedge fund Protégé Partners con quienes apostó que poner el dinero en el Vanguard’s 500 Index Fund era mucho más rentable que imponer nuestros ahorros en un fondo de cobertura.
Vanguard Fund

En la carta a los accionistas este año decía que “los inversores, por su puesto, pueden hacer que la compra de acciones sea más arriesgada por su propio comportamiento”. Explicaba que “la gestión activa intenta capturar los movimientos del mercado en su justo momento·. Sin embargo en su opinión “una inadecuada diversificación, el pago de  unos costes excesivamente altos a los asesores y el uso de dinero prestado puede destruir unos ingresos de los que poder disfrutar en el futuro”.
 
En este sentido, para Buffett  es muy importante no endeudarse para invertir. Apunta  que “el dinero prestado no tiene espacio en la caja de herramientas del inversor: cualquier cosa puede pasar en cualquier momento en los mercados”.
 
El experto va más allá y recomienda  leer el libro del fundador de Vanguard Group, Jack Bogle, “The Little Book of Common Sense Investing” (El pequeño libro del sentido común para invertir).
 
Buffett termina este capítulo de consejos a sus inversores haciendo una referencia a una cita de una de las obras de Shakespeare, “Julio César”, “el fallo, querido Bruto, no está en las estrellas, sino en nosotros mismos”.
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Me gustan los días en los que cae mucho el mercado”
“Las frases más célebres de Warren Buffett”
¿Cuánto debe ahorrar para mantener su nivel de vida durante la jubilación?
¿Cómo ahorrar para la jubilación cuando tienes 40 años?