¿Hay algo mejor que hacer confiar a los inversores para luego dar el gran golpe? Los bajistas se han empeñado en hacer claudicar a los largos del mercado después de soltar algo de riendo en la apertura de la sesión. Los bancos son los grandes protagonistas tras conocer los resultados de los AQR este domingo, pero ni mucho menos son los únicos que sufren las pérdidas. Se está cumpliendo la segunda parte de un clásico:  (comprar con el rumor) y 'vender con la noticia'

La vuelta a la 'gran caída' ha dejado en un segundo plano la resolución de los famosos test de estrés al sistema financiero y cuyo resultado conocimos este domingo. Los bancos españoles aprobaron con holgura, mientras que el suspenso fue a parar a 25 entidades, de las que nueve eran italianas.


¿Qué pasa?
Se sabía que fuera cual fuere el resultado provocaría una reacción en la bolsa. Ahora bien, lo que ha generado el conocimiento de esos 25 suspensos en Europa, de los 12 ya han realizado la recapitalización necesaria, lo único que ha provocado es volatilidad y unas ventas que se van incrementando conforme avanza la sesión en Europa. 

El colmo ha sido el remate de Wall Street -aún con horario anterior- que ha abierto su sesión en negativo cuando no se esperaba tanta decisión hacia las ventas. 

A esta hora podemos confirmar que  se está imponiendo la teoría defendida por José Luis Cárpatos, analista independiente y colaborador de Estrategias de inversión. "Poco a poco la bola de nieve fue creciendo y se iba imponiendo la venta con la noticia". ¿El momento clave? Ha sido un decepcionante dato IFO alemán que ha puesto la puntilla y ha abierto la puerta hacia la avalancha de ventas.


- Las bolsas han decidido darse la vuelta.  Y las plazas más afectadas están siendo las de la periferia, con Madrid y Milán a la cola de Europa. Las ventas se acumulan por encima del 2% y preocupa...

De un lado -y no sorprende- porque se podía intuir un cierto castigo al footsie MIB italiano que sufre la mayor caída de toda Europa. No es para menos considerando que un tercio de las entidades que conforman la famosa ‘lista negra’ del BCE son de nacionalidad italiana. No obstante, por el tamaño de estas entidades no deberían haber movido el mercado.

La noticia pasa quizás por la vuelta a las prohibiciones de cortos en la máxima expresión de un mercado libre como es la bolsa. La autoridad italiana ha decidido vetar las posiciones bajistas sobre las acciones de Monte dei Paschi, uno de los peor parados por los test de estrés, cuando se desplomaba en Milán hasta un 20%. 

¿Y el Ibex 35? No pinta bien desde luego... El viernes pasado nos decía en una entrevista Roberto Moro, de Apta Negocios, que el Ibex 35 ya había cubierto el hueco bajista dibujado a raíz de la 'gran corrección' del 15 y rematada el 16 de octubre. Pues bien, tanta venta, que arrojan al selectivo por debajo del 10.200 le devuelve a esa fosa. 

Caixabank
es el título más bajista del sector financiero, con pérdidas que han llegado a superar el 4% y el problema es que los grandes también están ejerciendo su peso. El Banco Santander viene detrás. El único que empezó la sesión aguantando en positivo, pero ya no lo hace, era el Banco Popular, a pesar de que es el penúltimo por la cola en el supuesto ‘estresado’ de BCE, por delante de Liberbank y por detrás de Ibercaja. Pérdidas superiores al 2% para los grandes de nuestro sistema.


- Alemania cotiza, además de su banca, la situación del Xetra que vuelve a perder dos soportes importantes como son los 9.000 puntos y posteriomente los 8.900 puntos. Ambos niveles ya perforados.Aquí no son los bancos los que sufren mayores pérdidas, sino compañías como Basf e Infineon.

A las 11 horas los inversores estaban pendientes del dato del Instituto Ifo que mide la confianza empresarial alemana... y como ya ocurriera otras veces, la cosa no pinta bien. Las tres variables han salido, no sólo peor que el mes anterior, sino peor que las previsiones que es lo realmente decepciona al mercado. El dato respecto al clima de negocios en octubre ha quedado en los 103,3 puntos, frente  alos 104,7 anteriores, y por debajo del estimado 104,3. Respecto a las expectativas actuales...la cifra se queda en 108,4 puntos, con un dato esperado de 110. ¿Y qué hay del futuro? Cada vez se confía menos en Alemania...el dato cae a 98,3, un punto por debajo que en septiembre.