Apertura en positivo de Wall Street cuyos índices se dan la vuelta tras un dato de confianza del consumidor por debajo de lo esperado. En opinión de Diego Escriano, director de asesoramiento financiero de Fortis Banca Privada, el mercado camina “sin volumen, después de ver que ha sido el mejor trimestre desde el cuarto de 1998, todos quieren tener las carteras cargadas para demostrar que están dentro de los mercados”. Ahora mismo “nadie vende para salir en la foto del trimestre pero no hay volúmenes y necesitamos catalizadores importantes”.
El experto mantiene que “mañana el ISM será un punto clave de inflexión y dos semanas después los datos de las empresas del segundo trimestre donde las compañías que han preanunciado resultados tienen menos deterioro que en el primer trimestre”, así las cosas “estamos esperanzados en ver una vuelta de recuperación del beneficio por acción de las compañías en el tercer y cuarto trimestre del año”.

En cuanto a los datos macroeconómicos conocidos hoy, Escribano matiza que “yo no diría ni que son brotes verdes ni fantasmas, vivimos un periodo de una reestructuración lenta, hemos puesto mucha confianza en el mercado tras el suelo del sector financiero” y hoy “después de una confianza del consumidor por debajo de las estimaciones, el mercado vive un ligero retroceso” pero “mañana será el dato importante y además empezamos nuevo trimestre, será el momento de tomar de nuevo las riendas”.

El experto reitera que “hoy no hay un dato significativo, es un día de espera y el viernes es festivo porque celebran el 4 de julio adelantado, así que salvo que el ISM salga muy bueno o muy malo, no saldremos de volúmenes bajos ni veremos una tendencia clara en los mercados”. Eso sí, “venimos de los 666 puntos del S&P y consolidar por encima de 900 puntos ya es un hecho significativo”. “Necesitamos ver los resultados segundo trimestre y ver que el empleo deja de deteriorarse, en ese momento las tasas de ahorro no seguirán subiendo y el consumidor estará ahí” por lo que “veremos beneficios en las empresas y un 2010 positivo, esto será para el tercer trimestre y apostamos por ver un rally a final de este año”.

De cara al pequeño inversor, lo mejor “es que se vaya de vacaciones si tiene dinero y que vuelva en septiembre con las cosas más claras, con una mirada más positiva para cargar las carteras y apostar entonces con la esperanza de ver datos comparativos para 2010 positivos”. En ese momento “los estrategas lo verán también y entrará dinero al mercado y el papel dejará de aflorar con lo que subirán los precios”. El pequeño inversor que “no sufra porque estamos en un valle y si esperamos un ciclo alcista –no en España que lleva un año y medio de retraso- habrá tiempo de sobra de coger el tren y disfrutar tranquilamente de 2010”.