El 25% de las mujeres en paro lleva más de un año buscando empleo, frente al 16,6% de los hombres que se encuentran en esta situación, según un informe de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) y del Centro de Predicción Económica (Ceprede), en el que se constata que a las mujeres les cuesta mñas tiempo encontrar un puesto de trabajo. Así, a medida que aumenta el tiempo dedicado a la búsqueda de empleo, el porcentaje de mujeres supera cada vez a más distancia al de los hombres. El 22,6% de las mujeres en paro tarda en encontrar una ocupación entre uno y tres meses, porcentaje que en el caso de los varones se eleva al 26,9%.
El informe revela además que casi ocho de cada diez trabajadores con contratos a tiempo parcial son mujeres. De esta forma, se sigue constatando que ante sus obligaciones familiares o su responsabilidad en el cuidado de enfermos las mujeres tienen que trabajar a tiempo parcial.

En concreto, el 98,7% de quienes trabajan a tiempo parcial por el cuidado de niños o de adultos enfermos, incapacitados o mayores son mujeres. Lo mismo sucede para la atención de otras obligaciones familiares y personales, con un 94,2% de mujeres con jornada a tiempo parcial.


No obstante, el principal motivo por el que un tercio de las mujeres (34,4%) trabaja a tiempo parcial es el de no haber podido encontrar un empleo a jornada completo. El mismo argumento lo esgrimen el 37,6% de los varones que tienen esta modalidad contractual.

En el estudio se pone de manifiesto que Cataluña es la única comunidad autónoma donde la tasa de paro femenina (8,3%) es inferior a la masculina (9,5%). En el resto, las mujeres en paro superan a los varones, alcanzando la media nacional el 12,7%. Esta tasa es superior en 1,5 puntos a la de hace un año, si bien el alza del desempleo se ha cebado más entre los hombres, que han visto incrementar su tasa de paro en 4,1 puntos, hasta el 10,3%.

Las regiones con menor tasa de desempleo femenina son País Vasco (7%), Aragón (7,3%) y Cantabria (7,4%), mientras que Extremadura presenta la mayor tasa de paro entre las mujeres, con un 20,7%.

Las mujeres en paro se distribuyen casi a partes iguales entre el sector servicios, que aglutina al 46% de las mujeres en situación de desempleo, y las trabajadoras que buscan su primer empleo, que son el 42,1%. El 11,9% restante se distribuyen entre la industria (5,3%), la agricultura (5,3%) y la construcción (1,3%).

Esta distribución contrasta con la de los hombres, que se encuentra más repartida, sobre todo entre la construcción (sector que concentra al 31,3% de los parados masculinos), los servicios (27,1%) y aquellos que buscan su primer empleo (25,3%).

EXTREMADURA, A LA CABEZA DE LA TEMPORALIDAD FEMENINA.

En lo que concierne a la temporalidad, la tasa femenina es 4,1 puntos superior a la masculina, con un 31,8% frente a un 27,7%. La reducción generalizada de la temporalidad está teniendo mayor efecto en los hombres que en las mujeres, según Agett-Ceprede.

Las comunidades que registran mayor temporalidad femenina son Extremadura (42,7%), Andalucía (41,8%) y Murcia (38,3%), coincidiendo con las comunidades que presentan una mayor temporalidad general. Por el contrario, la menor temporalidad para las mujeres se da en Cataluña (23,2%), con bastante diferencia respecto al resto de regiones.

Al contrario de lo que se podría esperar, la mayor diferencia entre las tasas de temporalidad femenina y masculina no se experimenta en las comunidades con mayor tasa de temporalidad femenina, sino que se localiza en País Vasco y Navarra, comunidades con unas tasas de temporalidad cercanas a la de la media nacional.

La menor diferencia entre las tasas de temporalidad masculinas y femeninas se encuentra en Baleares, donde además la temporalidad femenina (30,2%) es inferior a la masculina (31,4%).