Desde que Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos, el S&P 500 se aprecia un 10%. El temor preventivo de los inversores tornó en fulgor bursátil ante las promesas de recorte de impuestos y expansión fiscal.  Pero todavía podríamos esperar más, al menos eso es lo que espera Barclays Capital.
 

En  una nota a sus clientes que han recogido en Newmax Finance, estos expertos apuntan que “la presidencia de Donald Trump va a desencadenar el mismo entusiasmo entre los inversores que se vivió durante los años del Boom del presidente Ronald Reagan”.

A pesar de las subidas que ya se han producido, estos analistas consideran que los inversores no están mostrando un “excesivo optimismo”. Recuerdan que tras la rebaja de impuestos de Reagan en 1986, el S&P 500 avanzó un 40% en nueve meses.

Los mercados también rebotaron desde el crash del 19 de octubre de 1987 (Black Monday) cuando el DJI llegó a caer un 22,6% en un solo día, el mayor descenso en un día de la historia. “Aunque este periodo estuvo muy oscurecido por el Crash, el beneficio por acción del S&P 500 subió un 50% en 1988, una vez que el plan de recortar impuestos se puso en marcha”, apuntan estos analistas.

En opinión de estos expertos, la reforma fiscal ayudará a la cotización de las empresas, aunque la rentabilidad podría sufrir por el impacto de su política de aranceles sobre los bienes importados.
Explican que el beneficio por acción de las acciones americanas tiene un potencial de mejora de un 12% si el tipo impositivo de las empresas queda en el 20% y que el mercado podría recoger rápidamente entre un 85% y un 90% de ese incremento”, han calculado.

En su opinión, los efectos arancelarios negativos “podrían hacer que el beneficio por acción no creciera tanto”.

s&p 500  historico

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Los máximos que menos confianza inspiran”