Ritu Vohora, directora de inversión del equipo de renta variable de M&G responde a tres preguntas sobre lo que está sucediendo en el mercado del petróleo  y qué oportunidades hay actualmente para invertir en el sector.

¿Cómo describirías el cambio se fortuna en el sector este año?

La subida de las valoraciones son resultado del peor comportamiento de la energía desde mediados de 2016, a pesar del favorable escenario cíclico, la subida del precio del petróleo y los robustos crecimientos en los beneficios.  Los años de elevados gastos en megaproyectos por parte de las compañías energéticas causaron subidas en los costes. Esto les permitió tener una ventaja cuando los precios del crudo estaban en torno a los 95 dólares por barril en 2011-2014 y les dejó  expuestos cuando la caída tuvo lugar.

Los precios de crudo Brent se han recuperado al calor del acuerdo de recorte de la producción de la OPEP. Esto ha ayudado de “limpiar” el exceso de oferta global y ha sido un eficaz contrapeso a la creciente producción del shale. El precio de petróleo ha marcado recientemente sus máximos de tres años – en torno a los 75 dólares – subiendo en torno a una 20% respecto a sus mínimos anuales.  El petróleo ha sido soportado por una combinación de recortes de producción, la amenaza renovada de sanciones de EEUU sobre Irán y el recorte de la oferta en Venezuela, Nigeria y Libia.

Mientras la mediocre mejora del crecimiento y eficiencia a nivel global han empañado la demanda de petróleo en los últimos años, el mejor crecimiento económico estadounidense y global y la potencial incertidumbre geopolítica podrían llevar los precios a niveles más altos. La recesión manufacterera en China  ha pesado sobre el crudo desde finales de 2014 hasta comienzos de 2016. Lo que sigue es una expansión económica global seguida de un incremento en la demanda y los precios.

¿Están exentas de este incremento las acciones energéticas relacionadas con el crecimiento de los precios del crudo?¿Qué otros factores están relacionados?

El sector energético no ha mantenido una correlación con los precios del petróleo en los últimos años. Mientras los beneficios han comenzado a coger ritmo, los inversores no creen que sean sostenibles, este es el motivo por el que las acciones se han quedado atrás mientras la comoditie sigue subiendo.

Sin embargo, en los últimos meses, hemos visto al sector energético hacerlo mejor y comenzar a cerrar este gap. Hay varias razones:

 - Los productores recortaron costes dramáticamente durante la tendencia a la baja de los precios del petróleo (cerrando proyectos y reduciendo su gasto en capex).

-  Los precios del crudo han subido en torno a una 51% en los últimos 10 meses pero las compañías han recortado costes tanto que muchas compañías ganan más con un barril a 60 dólares que cuando estaba a 100 dólares. Esto supone menor presión en costes para las compañías, que ahora se están beneficiando de un crudo a 75 dólares.

-  La mayoría  ha puesto en marcha  mejores estructuras de costes, por ejemplo, presupuestándose y asegurándose que pueden sobrevivir con un petróleo a 55 dólares.

¿Cuál es la idea de inversión para comprar acciones energéticas ahora?

Vohora reconoce que el crecimiento global ha mejorado, esto podría ayudar a mantener el crecimiento de la demanda de crudo. La salud de la economía global será un driver importante para el futuro del crudo.

La disciplina de los productores se debería mantener, esto mantendrá los niveles de oferta.  Mientras los banqueros centrales de los países desarrollados, aparte de la FED, continúan con sus políticas expansivas lo que podría ayudar a los sectores cíclicos, como el energético.

Las valoraciones son atractivas – con compañías ofreciendo descuento mientras tanto ofrecen potencial de creciente – y los inversores deberían dejar su escepticismo y aversión para aprovechar la oportunidad.

Las compañías de petróleo tienen fuertes beneficios y ahora están teniendo un flujo de caja libre significativo con un recorte de costes que asegura que los dividendos están cubiertos.