En opinión del ex estratega de JP Morgan y fundador de Fundstrat Global Advisor lo tiene claro, las caídas del S&P 500 en lo que va de año no están aquí para quedarse. 
 
Tom Lee ha asegurado en una entrevista con la CNBC que el selectivo de Estados Unidos podría cerrar el ejercicio en 2.325 puntos, lo que implicaría un potencial de revalorización de algo más de un 15% con respecto a la cotización actual. La cifra es, de hecho, una de las más altas entre las firmas de análisis.

Aunque el experto ha admitido que se trata de una predicción algo optimista, ha recordado en la entrevista que el índice ha experimentado rallies, incluso, más altos en el pasado.

En concreto ha dicho que en “1998 el índice subió un 20% en dos meses y creo que en algunos sentidos estamos en una posición similar en estos momentos”, ha apuntado.

El ex estratega de jefe de JP Morgan forma parte de esa parte de los analistas de Estados Unidos que consideran que la temporada de resultados va a ser positiva para las bolsas, a pesar de que en los pocos días que las empresas han presentado sus cuentas se han producido sonoras decepciones, como la propia Alcoa.

El consenso espera una caída de los beneficios del tercer trimestre de algo más de un 5% con respecto al año pasado debido, sobre todo, al impacto negativo que va a tener el sector de la energía. Para esta industria los expertos proyectan caídas de las ganancias de más de un 60%.

Tom Lee va algo más allá y apunta que en este trimestre no vamos a ver un impacto tan negativo de la fortaleza del dólar y la caída del precio del petróleo, sobre todo con respecto a trimestres anteriores.

En la entrevista Lee ha apuntado que “el dólar y el petróleo han sido dos obstáculos importantes para los beneficios, aunque están comenzando a convertirse en una ayuda para los resultados del año que viene”. En su opinión, “tan pronto como China comience a estabilizarse, conseguiremos continuar con el crecimiento de Estados Unidos”.

Lee ha calculado que sin el efecto de la fortaleza del dólar, el crecimiento orgánico de los beneficios de las cotizadas americanas habría sido de un 8%.

Por otro lado, Lee apunta que el fortalecimiento de la divisa es una consecuencia de la fortaleza de la economía del país.

S&P 500

QUIZÁ LE INTERESE LEER: Goldman: el shock de los emergentes es la tercera oleada de la crisis financiera