La sesión ha abierto al alza después de conseguir llegar a un acuerdo sobre Grecia pero a pesar de que, el punto más controvertido - la quita por parte de los inversores privados - todavía dependa de la aprobación de parlamentos como el alemán o el holandés.

El martes hemos abierto al alza después de la reunión del Eurogrupo con un acuerdo sobre la reestructuración de la deuda griega, casi todos los anuncios – reducción tipos de interés préstamos bilaterales, reducción de los intereses de las “garantías” del segundo rescate, ampliaciones de estos préstamos en el tiempo, renuncia del BCE a las plusvalías que podría tener de los bonos griegos a favor del Tesoro heleno, y se rebaja el objetivo de ratio de deuda PIB que será 124% aunque se ha dicho que en 2022 se espera que haya bajado por debajo del 110%- son positivos.

Uno de os puntos calientes era la posibilidad de nuevas quitas para los inversores privados y habrá que ver si los inversores aceptan esta nueva condición. Los países de la Eurozona tienen una deuda de 170.000 millones de euros en Grecia y para que haya esta quita, se tiene que dar el visto bueno por parte de los parlamentos como el alemán o el holandés” y hasta que esto no se acepte no se desbloquearán los siguientes tramos”.

Además, hoy estaremos pendientes “de las previsiones económicas de la OCDE y la subasta del tesoro en nuestro país”, concluye esta experta en Radio Intereconomia.